Cambio

Ciencia, paz y desarrollo

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, en inglés) promueve la paz mediante la cooperación internacional en materia de educación, ciencia y cultura. Con ese propósito, la Unesco estableció el 10 de noviembre como el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo.

Ese día tiene una especial importancia, en tiempos en que la humanidad enfrenta una crisis que ya se ha transformado en la expresión de un cambio de épocas. La ápoca que se desvanece ha logrado importantes conquistas y ha creado complejos problemas. Creó, en apenas cuatro siglos, el primer mercado mundial en la historia de la humanidad, a través del cual produjo el mayor volumen de riqueza jamás conocido, y creó condiciones que permitieron a nuestra especie aumentar en número, desde los mil millones que tenía hacia el año 1800 hasta los ocho mil millones que tiene en este siglo.

En todo ello, la ciencia desempeñó un papel fundamental, como tendrá que desempeñarlo en la atención a los problemas que han acompañado a esos logros, desde las disputas por el control del mercado mundial y las enormes inequidades en el acceso a los frutos del progreso, hasta el vasto impacto ambiental provocado por la producción de bienes y desechos que caracteriza a la economía del crecimiento sostenido en que hemos llegado a vivir. Esa dimensión ambiental puede convertir este cambio de épocas en una regresión hacia condiciones de barbarie que creíamos haber superado para siempre.

Ya la ciencia –todas ellas– nos ha enseñado que la transición que vivimos puede ofrecernos una extraordinaria oportunidad para pasar del trabajo contra la naturaleza al trabajo con ella, y ha creado el conocimiento y los medios necesarios para hacerlo. Toca a la sociedad crear las condiciones para la paz que permitan aprovechar el aporte de la ciencia para hacer sostenible el desarrollo humano. Tal es, sin duda, una tarea de la mayor urgencia para estos tiempos.

El autor es asesor de la Fundación Ciudad del Saber y miembro del movimiento Ciencia en Panamá

Edición Impresa