Impacto

Desigualdad de género y pandemia

La pandemia de la Covid-19 requiere una mirada de género. Esto significa que se deben tomar en cuenta los diferentes impactos para hombres y mujeres producto del virus. Es evidente que la pandemia aumenta las desigualdades de género que ya existen, agravándolas aún más.

Las medidas restrictivas de cuarentena y el cierre de actividades educacionales, laborales, comerciales y sociales, para evitar la propagación del virus, han acentuado una brecha silenciosa en el mundo, especialmente en América Latina: la desigualdad de género.

Los efectos del confinamiento son evidentes para las mujeres, que tradicionalmente llevan la mayor carga de trabajo en el hogar, incluso se ha triplicado, teniendo que asumir nuevos roles, como ser maestras y acompañar a hijos e hijas en las clases virtuales.

Los impactos e implicaciones por la pandemia tienen género: las mujeres en general, y son muy diversos. Solo por mencionar algunos: ellas están en primera línea frente a la pandemia, como profesionales sanitarias, voluntarias comunitarias, cuidadoras, además de los costos físicos y emocionales. Sufren mayores tasas de desempleo, y tienen problemas para acceso al crédito, a servicios financieros y al uso de las tecnologías. Son más afectadas por falta de seguridad alimentaria, acceso a bienes y a servicios de primera necesidad y de salud sexual y reproductiva.

Lo anterior se suma a un riesgo mucho mayor: el aumento en la violencia contra las mujeres y niñas, que se agrava por el aislamiento y los obstáculos para el acceso a la justicia y a las órdenes de protección. Muchas mujeres se ven atrapadas en relaciones abusivas en sus hogares y temen por su seguridad a causa del confinamiento.

Frente a este desolador panorama, compete a los Estados incorporar el análisis de género en los impactos de la pandemia, integrando tanto la inclusión de las mujeres en las decisiones, como las políticas y dinámicas de género en las respuestas que se requieren, especialmente en defender y garantizar los derechos humanos de las mujeres y las niñas frente a otra pandemia: la violencia de género.

La autora es abogada y escritora

Edición Impresa