Tecnología

E-Commerce, datos personales y pandemia

Si antes de la pandemia los datos personales eran el nuevo petróleo, ahora parece que es el nuevo oro. El manejo y la protección de los datos personales de los usuarios por parte de las empresas, emprendimientos y sus sitios web es un tema de actualidad global (por ejemplo la GDPR europea). Panamá no es la excepción. En tres meses, entrará a regir la ley de protección de datos personales en Panamá. Básicamente esta ley indica los derechos que tienen los usuarios sobre sus datos personales al utilizar sitios web y tiendas online, entre otros servicios.

Al navegar por un sitio web o al realizar una compra en una tienda online el usuario puede que esté brindando sus datos personales a una empresa. Un dato personal es cualquier información que puede ser utilizada para identificar a una persona. El usuario da su información, confiando en una empresa, para que ésta pueda ofrecerle sus productos y servicios. Como nos dijo el tío Ben: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Entonces, al tener el poder de manejar la información personal de sus usuarios, esta empresa tiene el deber de manejar esta información personal de una manera responsable y la obligación de no transferirla a terceros sin el previo consentimiento del usuario, entre otras obligaciones. Esto significa que los nuevos emprendedores y las empresas que ofrezcan sus productos y servicios a través de un sitio web deben contar con una política de privacidad donde se indique, en lenguaje claro y conciso, la forma en que los datos del usuario serán manejados, para qué propósitos, con quiénes o qué proveedores nacionales o internacionales la información será compartida, entre otras declaraciones. Si el emprendedor o la empresa no cuentan con esta política de privacidad, entonces no solamente su negocio estará desactualizado y fallando a la responsabilidad con sus clientes, sino que también podrá ser sancionado con multas de hasta diez mil balboas.

Por ello, su negocio bien echado pa´lante debe prepararse para poder cumplir y competir en el mercado online, no solo por su beneficio sino por el de sus clientes.

El autor es abogado

Edición Impresa