WhatsApp

Educación remota en la Covid-19

En marzo pasado, dos días después del inicio del año escolar 2020, el Meduca anunció la suspensión de todas las clases en las escuelas públicas, debido a la Covid-19. Esto ha impactado negativamente al 87% de estudiantes de primaria en el sistema escolar público. La ausencia prolongada de la escuela amenaza la capacidad de aprendizaje actual y futura de todo un grupo de estudiantes.

Panamá no cuenta con plataformas de aprendizaje virtual de base amplia establecidas. Sin embargo, la mayoría de las familias posee al menos un celular y el 79.7% utiliza la aplicación WhatsApp (Mercado Digital/Lifebelt, 2016). Utilizando estas cifras, un grupo de investigadores educativos de la Fundación ProEd, el Centro de Investigación Educativa (Ciedu) y la Quality Leadership University (QLU) propusieron una intervención guiada por la pregunta de investigación: ¿se puede utilizar efectivamente el WhatsApp como herramienta para mantener los niveles de lectura en niños de primaria?

La intervención de 12 semanas, con 50 docentes voluntarios de Meduca, alcanzó aproximadamente 500 estudiantes de diferentes regiones, incluidos aquellas caracterizados por el gobierno como de “difícil acceso”. Se brindaron oportunidades mensuales de desarrollo profesional en línea y mentoría semanal con los docentes, y el fomento de comunidades de aprendizaje entre maestros y padres de familia utilizando WhatsApp para comunicar sobre los detalles de la intervención, las grabaciones de videos y audios, y la entrega de lecturas breves diarias (lunes-viernes) para los estudiantes.

Una evaluación posterior preliminar, después de 8 semanas de intervención, encontró una mejora del 40% en la fluidez de lectura de los estudiantes. Estos resultados demuestran la importancia del hábito diario de lectura y de la relación productiva docente-familia-estudiante. Se comprobó así que WhatsApp es un buen complemento como herramienta educativa para el aprendizaje remoto.

Uno de los mayores retos que encontramos durante la intervención fue la dificultad para los padres de familia y docentes de mantener planes de data para el uso del WhatsApp. Para maximizar el uso de WhatsApp como una herramienta educativa, recomendamos tomar medidas de conectividad y acceso como política pública para empezar a cerrar la brecha de inequidad educativa de todos nuestros estudiantes.

Las autoras son investigadoras de Ciedu y miembros de Ciencia en Panamá

Edición Impresa