Inversión pública

El cuarto puente y la línea 3

La decisión del gobierno de Juan Carlos Varela de que en el cuarto puente sobre el Canal de Panamá estuvieran las vías para el paso de la línea 3 del Metro de Panamá fue una decisión acertada. En esta obra, a diferencia de otras, la relación entre las necesidades del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y de la Secretaría del Metro de Panamá (Metro) están asociadas, tanto en espacio como en tiempo, considerando, además, que cruzar el Canal de Panamá, por arriba o por abajo, es por sí sola una tarea compleja. Bajo este escenario, no se justifica que cada entidad realice el cruce por sí misma con el consecuente desperdicio de recursos materiales, económicos y de tiempo.

La decisión antes mencionada debió ser oficializada en un convenio que delimitase la participación del Metro y definiera los niveles de coordinación durante la ejecución de la obra y a lo largo de su vida útil, entre otros temas. Sin embargo, es tácito y sobreentendido que, una vez adoptada, el MOP no puede, bajo ningún concepto, adoptar posiciones unilaterales que vulneren el interés del Metro, toda vez que el uso del puente pasó a formar parte del concepto de la línea 3 del Metro y así fue considerado en la licitación recientemente adjudicada. Esto es independiente de que el MOP sea la entidad contratante y el representante del Estado en el contrato. La complejidad que añade el uso compartido del puente puede ser manejada contratando a una firma especializada en administración de proyectos que asesore al MOP y se encargue de mantener la programación bajo control. En nuestro país hay empresas que satisfacen este perfil.

La semana pasada, el doctor Ricaurte Vásquez hizo declaraciones públicas en el sentido de que el cruce subterráneo del canal obligará a la ACP a adelantar su programa de inversiones debido a que las obras de profundización del cauce, que normalmente se realizan con explosivos, deberían realizarse antes de la construcción del túnel. Estamos, pues, afectando a la única entidad del Estado que funciona bien y aporta sustanciales ingresos al Tesoro Nacional. ¿Es esto correcto?

Cuando el MOP decide que el cuarto puente no tendrá las facilidades de la línea 3 del Metro afecta económicamente a ambas entidades del Estado. Las dos tienen obras adjudicadas, cuyas modificaciones obligarán a negociar los precios con los contratistas por las variaciones en el alcance, por labores de diseño del puente en su concepción original (que ya no se usará) y por los retrasos mientras se aprueban los cambios. Las obras costarán más y su construcción se extenderá, afectando a todos los panameños.

No descarto que sea el gobierno 2024-2029 el que las inaugure.

En la moderna administración de proyectos se considera que un proyecto es exitoso cuando cumple y supera las expectativas de los grupos de interés (generalmente los clientes), lo que implica la conclusión en el tiempo establecido, dentro del presupuesto, de acuerdo con los requerimientos de calidad estipulados y desarrollando relaciones a largo plazo con nuestros proveedores (Administración Profesional de Proyectos, YamChamoun).

Las obras relacionadas con el cuarto puente y la lìnea 3 del Metro ya no serán proyectos exitosos, sin embargo la intercesión del Presidente de la República, en su función de coordinador de la labor de la administración (numeral 2 del Art. 183 de la Constitución) podría evitar que estos desaciertos tengan efectos aún más catastróficos. Persistir en un error no es demostración de carácter.

El autor es ingeniero electricista

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL