La historia

El resultado de las grandes crisis

Hay demasiados políticos excusando las fallas del gobierno del presidente Cortizo, con el estribillo de la gran crisis de la Covid-19, que inesperadamente le “cayó encima”. Ciertamente el trancazo fue inesperado e histórico en su enormidad y universalidad, pero, y sé que el presidente Cortizo es un apasionado lector de la historia y las figuras políticas que trascendieron, fue precisamente por las grandes crisis que enfrentaron durante su mandato. Es un hecho incontrovertible que la Historia (en mayúscula) es producto de grandes crisis… y para los gobernantes, éstas son la gran oportunidad para dejar un histórico legado que se proyecte más allá de su vida y fronteras.

De modo que el presidente Cortizo, en un trágico malgasto de su gran oportunidad de dejar un legado histórico, no puede continuar gobernando con “más de lo mismo” (sus propias palabras).

Atrévase, presidente, a aplicar decisiones radicales que el país entero sabe necesarias y urgentes.

A aquellos en su gobierno (por más amigos que sean) que se han ganado una percepción de manejos no cristalinos, debe sacarlos liberando a su presidencia de este lastre. La sola percepción es suficiente; no los está juzgando pues ésto no es cosa de legalismos, sino de proteger la fe pública necesaria del gobernante. Aléjese -con declaración clara y contundente - de los conocidos del gobierno más corrupto de la historia de la República. Lleve al gabinete a experimentados políticos de su partido que cuenten con buena reputación.

Concrete su idea de un gran y nuevo pacto social para un nuevo Panamá post pandemia. Nombre un grupo pequeño pero representativo, que le haga el primer borrador (por ejemplo): 3 obreros, cada uno de corriente ideológica distinta; 3 empresarios de distintos sectores (comercio, industria, agro); 3 estudiantes de ideologías y universidades distintas (Universidad de Panamá, UTP y privadas); 3 de la sociedad civil de diferentes áreas geográficas; 3 indígenas de distintas etnias, y 3 profesionales de disciplinas distintas. Que esta gente se reúna diariamente en la Presidencia y en 10 días se produzca un borrador que incluya solamente los temas más importantes para atender la inaceptable desigualdad del país en: salud, educación, agua, justicia y seguridad, trabajo y planificación. Los comisionados deben iniciar con una hoja en blanco para cada tema, con la pregunta “si fuéramos próceres de una nueva república, ¿cuáles instituciones crearíamos para cada tema, para lograr una sociedad más justa y participativa?”.

Con ese borrador en mano, entonces que el PNUD convoque a toda la sociedad a consensuar los temas…y que en 3 meses, como sociedad, demos nacimiento a una nueva República en la que todos podamos halar la carreta hacia el mismo lado; nunca pretendiendo unanimidad de criterios, sino halando todos hacia adelante.

Eso, presidente Cortizo, sería dejar un legado de verdad: un pacto social que supere nuestras vidas y sea una ruta concreta para lograr la nueva República participativa que todos los panameños anhelamos.

Usted , presidente Cortizo, tiene que poner orden en su propio partido. ¡Atrévase a actuar (no a amenazar en vano)! Elimine cualquier tentación de pactar…y mucho menos de comprar falsas lealtades de los maleantes. Saque el fuete presidencial…y comience a repartir rejo públicamente. Recuerde que incluso se puede gobernar sin mayoría en la Asamblea; en momentos no tan lejanos lo hizo Guillermo Endara G., cuando salió del partido aliado con la mayor cantidad de votos en la Asamblea… ¡y no pasó nada!

Móntese al caballo de verdad, presidente Cortizo, y lidere como un presidente ante la crisis mayor de nuestra historia. Aproveche el momento y pase a la historia. ¡Lidere! No hay que hablar mucho; simplemente hay que hablar y comunicar concretamente acciones importantes que cambien para bien el futuro de esta nación que tanto queremos y donde hemos tenido el privilegio de nacer.

Que sus palabras iniciadas el miércoles pasado y las que vendrán el 1 de julio constituyan el gran cambio de un gobernante que levantará a nuestro país de las cenizas…y, ¡aproveche para dejar un gran legado para la historia!

El autor es fundador del diario La Prensa

Edición Impresa