Coronavirus

La desigualdad digital en Panamá

Explica Tomás Pueyo en su artículo ‘The Hammer and the Dance’ que existen dos estrategias de combates para contener la expansión del virus. Estas son la estrategia de Mitigación y la de Supresión.

La primera consiste en evitar el colapso de la economía y gestionar o asimilar el virus. Lo que es igual a una administración de muertes masivas. Esta estrategia es apoyada por los empresarios. Mientras, la de Supresión pretende aplicar duras medidas de contención para conseguir tener la epidemia bajo control rápidamente. Esta consiste en confinamiento durante meses, pero implica la destrucción de la economía.

Sin embargo, si el confinamiento es acompañado de rastreo de contactos (clave en las políticas de Corea del Sur, China o Singapur, entre otros), pruebas eficientes y masivas, más cama de hospital y restricciones de viajes (aspecto crítico en China) se reduce el confinamiento de meses a semanas. Esto ayudaría a ganar tiempo hasta encontrar la cura. Mientras tanto, la vida social será irregular.

De a poco se saldrá de casa, pero se regresará cada vez que aumenten los contagios. Será un baile de idas y vueltas. De aquí concluyo que los estudiantes del sistema educativo no volverán a clases durante el año en curso. Será un año de estudios de módulos a distancia o virtual.

¿Qué posibilidades existen de estudios virtuales en un país donde existe una brecha digital importante? Ninguna. En algunos lugares del país no existe ni la infraestructura ni los equipos para esta modalidad. En ese sentido, el Covid-19 vuelve a resaltar las desigualdades de nuestra sociedad. Algunos podrán estudiar virtualmente, mientras los más empobrecidos, excluidos y desfavorecidos, que son la inmensa mayoría, no podrán. Esto nos conduce a una discusión nacional, sin aplazamientos, sobre inclusión digital y apropiación tecnológica.

El autor es sociólogo y docente universitario

Edición Impresa