Autoritarismo

La pandemia de Covid-19: ¿Una amenaza a la democracia?

Poco se ha escrito sobre los efectos que la Covid-19 va ha dejar en la conducta de nuestros políticos y hasta en los sistemas de gobierno latinoamericanos. En un ilustrativo artículo escrito por Anatoly Kurmanaev bajo el título A Decline of Democracy under the Pandemic( La Declinacion de la Democracia por la Pandemia), y publicado en el New York Times, este alega que nuestras autoridades han “debilitado la accion del gobierno de auto-limitarse y que la han utilizado como excusa para mantenerse en el poder por mas tiempo”. No es un “asunto de derecha o izquierda”, agrega Alessandra Pinna del Freedom House. En Venezuela, Nicaragua, Guyana, Bolivia y Haiti ya se notan palpables deterioros. Maduro ha hostigado a los periodistas y a la oposición desde sus hogares. Ortega vació las cárceles de Nicaragua de un sin numero de detenidos… menos los prisioneros políticos. En Guyana, pese a perder las recientes elecciones, el gobierno todavía se mantiene en el poder. Bolivia pospuso sus programadas elecciones y hasta en el Caribe, en las islas de Saint Kitts y Nevis, el enclaustramiento esta a la orden del día. También, como producto de la pandemia, el desarrollo social y el progreso económico se han paralizado.

En Latinoamerica, la Covid ha causado la mayor recesión en los últimos tiempos. Afirma Cynthia Larson, del Wilson Center: “todas las cosas que los latinos han clamado por mucho tiempo, mayor igualdad, mejores servicios públicos, se han deteriorado”. Brasil, Perú y México exhiben el mayor número de muertos. Según las Naciones Unidas, 16 millones de latinoamericanos se dirigen a la pobreza extrema. Continúa el articulista, el apoyo de Estados Unidos a los incentivos democráticos, han caído en 326 millones de dólares, según la Agencia para el Desarrollo Internacional. Hasta Trump, que durante su presidencia se ha preocupado mas por Cuba y Venezuela, ha sugerido posponer las elecciones norteamericanas previstas para el próximo noviembre. Todo esto apunta a un más marcado despliegue de medidas demagógicas populistas y hacia el autoritarismo. “En Latinoamerica, el coronavirus aceleró una pre-existente declinación de la democracia, al exponer la corrupcion de los Gobiernos”. En nuestra Región, solo Uruguay y Costa Rica son citados como países de probidad y transparencia.

¿Qué podemos agregar de nuestro Panamá? En cuanto a su gabinete, el Presidente Laurentino Cortizo hizo mas bien cambios políticamente cosméticos al reemplazar a las ministras de Salud, Mides y Miviot. De las cuatro clases de liderazgo, ha escogido, a mi parecer, el de delegacion, amparándose detrás de la burocracia estatal. Tal vez es pronto para subrayar como ésta pandemia va a afectar a nuestra democracia y sistema de gobierno. Los primeros indicios no son prometedores. Las crisis, como la que actualmente enfrentamos, define para la historia cual fue la actuación de sus líderes. El Presidente Cortizo puede elevarse del escenario meramente Político, e inspirarse en la forma como otros gobernantes las enfrentaron. Abraham Lincoln durante la Guerra Civil Norteamericana y Winston Churchill en la Segunda Guerra Mundial. John Kennedy durante la crisis Octubrina de los misiles soviéticos en Cuba. Ya mas cerca de nosotros podemos citar a Roberto Chiari, al romper relaciones con Estados Unidos, Omar Torrijos en la lucha soberana durante su dictadura, y el presidente Guillermo Endara, por su liderazgo y tolerancia en la recuperación rápida de un país devastado por el general Noriega y la posterior invasión norteamericana de diciembre de 1989.

En última instancia, dependerá de nosotros, los ciudadanos, el mantenernos alertas y proactivos. Todo pueblo tiene el gobierno que , si no merece, por lo menos tolera.

El autor es empresario

Edición Impresa