Idiosincracia

Lo que nos está robando la Covid-19

Por la naturaleza de mis funciones, con frecuencia me corresponde interactuar con ciudadanos latinoamericanos. Desde México hasta Argentina, además del idioma son muchas las características socio culturales que nos definen como pueblo; ritmos y estilos musicales, gastronomía, religión, etc ...

Otro denominador común entre los latinoamericanos han sido los escándalos de corrupción y saqueo de nuestros recursos. Inició con la mal llamada conquista española, que por casi 4 siglos arrasó con el oro, plata y otros minerales latinoamericanos. Con la paulatina emancipación de las colonias, nacieron las diferentes repúblicas, pero el atraco continuó. Desde entonces y hasta nuestros días pasamos de ser víctimas de una monarquía imperial, a la oligarquía clasista.

Independientemente de qué ideología política predomine o se imponga, cada país latinoamericano tiene su propia oligarquía criolla, la cual directa o mediante el uso de testaferros dirige y administra los recursos estatales a su discreción. En los últimos 40 ó 50 años nos han engañado con pseudodemocracias y libertad de expresión que nos dan la ilusión de habitar países libres, pero nos siguen robando... En síntesis los latinoamericanos llevamos más de 500 años padeciendo este robo constante, pero hasta ahora lo único que no habían podido robarnos era nuestra idiosincrasia. Esa que nos reunía en familia cada sábado para disfrutar de un asado o el parking de patronales del pueblo con los vecinos del barrio, los “pasieros” de la escuela o simplemente aquel café de tertulia política con el que al menos desahogábamos nuestras inconformidades con el escándalo político del momento.

Sin embargo, hoy día la Covid-19 amenaza con robarnos todo eso ... Así las cosas, como latinoamericanos y sobre todo como panameños afrontamos el reto más grande de los últimos 500 años: el de luchar contra este enemigo invisible, pero letal. El gobierno ha demostrado ser incapaz de brindarnos las condiciones necesarias para superar esta crisis que como rector de la administración estatal le corresponde. Por lo tanto, es nuestro deber ciudadano hacer el máximo esfuerzo por cumplir las medidas de bioseguridad pertinentes, a fin de disminuir la propagación del virus y de esa manera garantizar a las futuras generaciones poder disfrutar la belleza de la idiosincrasia latinoamericana.

PD: No al Secuestro de La Prensa

El autor es ciudadano

Edición Impresa