Seguridad

...Se inició con un rosario de errores

La seguridad es un tema complejo que requiere de políticas públicas “de Estado” integradas, y a largo plazo.

Por ser un permanente interesado en el tema, recibí una invitación del exministro de Seguridad Alexis Bethancourt a escuchar la conclusión de un Plan Integral de Seguridad que, con ayuda de entes internacionales, había construido para el largo plazo, con todos los jefes de la Fuerza Pública presentes. Por otra parte , la exministra de Gobierno María Luisa Romero, experta en sistemas carcelarios, inició unas políticas carcelarias a largo plazo o “de Estado”.

¿Quién soy yo para juzgar los planes?... No hay que ser ingeniero nuclear para saber que botarlos a la basura, como hicieron funcionarios de este gobierno, fue un craso error de inmadurez política; los resultados no demoraron en confirmar el error: los homicidios se han casi que duplicado, se produce una masacre carcelaria, y se vuelve a escapar el criminal más peligroso en nuestra historia [recapturado ayer] … con la complicidad policial.

Pero como yo no soy experto, repetiré lo que dijo, hace unos días, a Flor Mizrachi en La Prensa sin tapujos el general colombiano Óscar Naranjo, quien, entre muchos honores, fue catalogado como el “Mejor Policía del Mundo” por la Asociación Internacional de Policía, y es hoy asesor para seguridad del BID: “La seguridad es un bien democrático Busca crear convivencia, no es un fin en sí mismo”... “Los programas de seguridad hay que pensarlos a mediano y largo plazo porque los resultados se cosechan a largo plazo”… “Vivimos en confusión - a nivel de las policías – sobre su función. Se escucha a muchos que hablan de “mano dura” contra la delincuencia, pero eso dice poco”… “y otros dicen que mientras haya pobreza habrá delincuencia; las dos posturas están equivocadas”… “La Policía debe estar en permanente contacto con los ciudadanos, no reprimiéndolos. Debe estar antes de la comisión del delito, no solo ser ejecutor, sino líder social”.

“He oído la teoría de que no importa que se asesinen entre ellos; eso es un grave error. Cualquier homicidio, así sea de delincuentes, es injustificado”. Y si eso lo dice la autoridad “crea las condiciones para que el homicidio crezca”… “la delicuencia no solo le ha perdido el miedo a la autoridad, sino que (por la impunidad) siente que el riesgo es menor”.

Cuando distintos estamentos “se culpan entre sí, por ejemplo, la Policía culpa a los fiscales por no hacer bien su trabajo y al Sistema Judicial por soltarlos, la propia autoridad siembra y aumenta la desconfianza”… “estas discusiones deben llevarse a nivel interno, no como reproche público”.

¿Quién debe investigar a los Policías?

“Debe haber mínimo tres instancias: la institución, un órgano de control externo, y la ciudadanía”.

¿Cárceles en manos de la Policía?

“Por principio, los policías no deben ser carceleros. Hay una institución que hay que fortalecer y es la carcelaria”… “ésta no se debe limitar a cuidar presos, sino a su resocialización… a construir proyectos de vida que den segundas oportunidades”.

“Tener militares en la calle atendiendo situaciones ciudadanas no es ni sostenible, ni eficaz”.

“En un estado de derecho moderno el direccionamiento de la Fuerza Pública corresponde a los civiles”.

Ahora, amigos lectores, en estos momentos en que salidos los ministros de Seguridad y de Gobierno, y en que la Policía necesita radical reforma, estas opiniones de un hombre formado en Colombia, Estados Unidos, Reino Unido, Argentina..., general retirado, negociador de la paz con las FARC, ministro para el posconflicto, con trabajos de inteligencia y contra-inteligencia, exvicepresidente de Colombia…y ahora Consultor del BID, merece nuestra atención. Para iniciar, nuestro gobierno haría bien en solicitar al BID su consejo.

El autor es fundador del diario La Prensa

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL