ESTUDIO SOCIAL

71% de los feminicidios ocurre en el hogar: Cenics

71% de los feminicidios ocurre en el hogar: Cenics
LA PRENSA

Un 71% de los 115 feminicidios reportado en el periodo de enero 2014 a diciembre de 2018 se dieron en el propio hogar de la víctima.

Así concluyó el estudio “Factores intervinientes del feminicidio en Panamá: en mujeres indígenas Ngäbe Buglé y afrodescendientes”, elaborado por el Centro de Investigaciones Científicas de las Ciencias Sociales (Cenics), de la Universidad Santa María La Antigua.

La investigación resalta que la mayoría de las víctimas (59, para ser exactos) estaba unida a su pareja; 38 estaban casadas y 18, solteras.

Inseguro

Un estudio elaborado por un equipo de investigadores del Centro de Investigaciones Científicas de las Ciencias Sociales (Cenics) de la Universidad Santa María La Antigua (USMA), titulado “Factores intervinientes del feminicidio en Panamá: en mujeres indígenas Ngäbe Buglé y afrodescendientes”, publicado recientemente, demostró que el lugar más inseguro para las mujeres es su propio hogar.

Los investigadores analizaron las cifras de feminicidio desde que entró a regir, en enero de 2014, la Ley No. 82 de octubre de 2013, que tipifica el feminicidio y sanciona los hechos de violencia contra la mujer en Panamá, encontrando que en el periodo de enero de 2014 a diciembre de 2018, se dieron un total de 115 feminicidios, de los cuales el 71% fue en el hogar de la víctima; 17% ocurrió en un lugar apartado, y 12%, en un área pública.

Además, la mayoría de las víctimas por feminicidio estaba unida a su pareja (59 mujeres); 38 estaban casadas, y 18, solteras.

Otro aspecto importante a resaltar de la investigación científica es que 58 víctimas son mujeres blancas/no afrodescendientes; 51 son afrodescendientes y 6, indígenas, en el rango de edad de 18 a 35 años. Sin embargo, el estudio plantea un caso de una niña de 8 años de edad en la comarca Ngäbe Buglé, que fue violada, estrangulada y lanzada a un potrero en junio de 2014.

Para el equipo del Cenics, el caso de esta menor demuestra que ser niña no es un impedimento para ser una víctima de feminicidio.

Las armas blancas y de fuego figuran entre las más usadas para cometer los asesinatos. También destacan en la lista la asfixia y los golpes como métodos para quitar la vida.

Fueron las provincias de Panamá, Colón, Chiriquí y Panamá Oeste donde más feminicidios se reportaron en el período analizado. (Ver infografía).

Es la primera vez en el país que se logra desagregar las estadísticas de los feminicidios de mujeres indígenas y afrodescendientes y los factores intervinientes, por lo que esta investigación es un aporte significativo de evidencia científica para adoptar políticas públicas de prevención de la violencia y el feminicidio.

El estudio fue realizado por los investigadores Luis Carlos Herrera, Markelda Montenegro, Toribia Venado, Virgina Torres-Lista y Saima Pittí, con fondos económicos de la Secretaría Nacional de Ciencias, Tecnología e Investigación .

La institución aportó 60 mil dólares para la investigación, que es la base de un libro publicado en diciembre pasado por los investigadores del Cenics.

Recomendaciones

El sociólogo y miembro del Cenics, Luis Carlos Herrera, sostuvo que el estudio es un aporte importante sobre la situación de vulnerabilidad que viven las mujeres a diario y que muchas veces pasa desapercibida.

La investigación de 36 meses de trabajo evidencia que se necesita incorporar estrategias sobre prevención de la violencia y asistencia a las víctimas.

Herrera resaltó que urge concienciar a la comunidad de que es una tragedia que a las mujeres se les quite la vida por el hecho de ser mujer, dejando luto y dolor en esas familias, y causando un daño psicológico a los niños que quedan en la orfandad.

Asimismo, cómo incorporar en las estadísticas datos desagregados y darle importancia a otras variables individuales, familiares, sociales, culturales y económicas, es el principal obstáculo para la prevención del delito y profundizar en los factores intervinientes de los feminicidios en Panamá, sostuvo Herrera.

La ministra de Desarrollo Social, Markova Concepción, recomendó a la población panameña revisar el estudio de los investigadores de Cenics.

Añadió que es alarmante que haya casos de feminicidios en niñas como el ocurrido en la comarca Ngäbe Buglé que describe el estudio, y que la mayoría de las muertes son propiciadas por familiares cercanos.

Recordó que la designación (por concurso) del nuevo director o directora del Instituto Nacional de la Mujer es importante para el proceso que se debe seguir con miras a la creación del misterio de la mujer.

Muertes en diciembre

Las últimas estadísticas del Ministerio Público indican que de enero a noviembre de 2019 se registraron un total de 15 feminicidios. (Ver recuadro).

No obstante, las cifras aumentarán, ya que en diciembre hubo varios casos de muerte de mujeres. El primero que se registró fue el de Guadalupe Lorenzo Delgado, una joven de 23 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrada en una bolsa negra la víspera del Día de las Madres, en el estacionamiento de la habitación No.41 de la casa de citas El Romance, en el distrito de La Chorrera.

Días después, Lizbeth del Carmen Cedeño, de 36 años de edad, fue encontrada degollada y con evidentes signos tortura, dentro de un cuarto de alquiler en la comunidad de Santa Rita, en el área de Panamá este.

El martes 17 de diciembre, cuando los dos sucesos anteriores todavía eran noticia, fue hallado en una bolsa negra parte del cuerpo descuartizado de otra mujer, en los alrededores del río cercano a la vía La Morelos, en Belén, corregimiento de Tocumen. Fue necesario mantener la búsqueda de las partes restantes (tórax y brazos), cuyo hallazgo se produjo al día siguiente, en el río, envueltos en otra bolsa negra.

A pesar que en Panamá son alarmantes los casos de feminicidios, el país figura entre los que menos reporta en la región de América Latina y el Caribe, según el más reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CepaL) que señala que, en 15 países, al menos 3 mil 287 mujeres fueron víctimas de feminicidio en 2018.


Edición Impresa