Afinan detalles para sacrificar ganado

Afinan detalles para sacrificar ganado
Semovientes salvajes en el Parque Nacional Coiba.

La ministra de Ambiente, Mirei Endara, precisó que en julio próximo comenzará la eliminación de los semovientes salvajes que se encuentran en el Parque Nacional Coiba.

Este ganado alimentaba a los reos de la colonia penal, creada en 1912. Pero desde 2004, cuando la prisión se clausuró, los animales quedaron abandonados y en soltura, por lo que han puesto en riesgo la categoría de Patrimonio de la Humanidad de la isla, otorgada en 2005 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

Endara explicó que durante este proceso contarán con el apoyo de entidades como el Ministerio de Desarrollo Agropecuario, Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Fronteras.

La ministra sostuvo que están a la espera de que el Ministerio de Economía y Finanzas les apruebe los recursos para comenzar.

Además, detalló que el descarte de los semovientes será en el sitio con estrictos controles de sanidad. “Estas son especies no naturales del área y hay que salir de ellas”, argumentó la funcionaria.

Durante las administraciones de Martín Torrijos (2004-2009) y Ricardo Martinelli (2009-2014) se realizaron cuatro licitaciones para acabar con, al menos, dos mil reses en esa reserva pero los actos públicos no fueron adjudicados, porque no se presentaron oferentes o fueron suspendidos, pues estuvieron rodeados de polémica e irregularidades.

Para concretar este trabajo, el Ministerio de Ambiente, a comienzos de 2015, contrató una consultoría con las organizaciones Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza e Island Conservation, la cual sería la “hoja de ruta” para el descarte de estos animales.

Precisamente, las autoridades indican que siguen los lineamientos de estos organismos, pero utilizarán las capacidades locales.

Organizaciones como MarViva y el Centro de Incidencia Ambiental han planteado que el descarte del ganado en esa zona natural es un tema pendiente, por resolver como país.

Edición Impresa