ISLA

Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná

Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná
Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná

El presidente del Consejo Municipal de Taboga, Raúl Varela, reveló que nunca se aprobó la venta de isla Boná, tal como aparece en el contrato de arrendamiento para una terminal petrolera con la empresa Bona Pacific Corp.

+info

Hoteleros rechazan terminal petrolera en isla BonáMEF: Si empresa no obtiene permisos necesarios para proyecto en isla Boná se cancela el contratoProcurador pide informes sobre contrato de isla BonáTerminal petrolera en isla Boná recibió aval del CENA

Debido a problemas económicos en Otoque Oriente, el Concejo “otorgó permiso de concesión [a la empresa], no así su venta”, dijo Varela.

Pero el contrato dice lo contrario, cuestionó este diario. “El contrato lo hace el alcalde [Ramón Ramos]. Usted puede verificar. El acuerdo autoriza es la concesión”, resaltó el concejal.

Entonces, ¿cómo puede el contrato incluir la venta de la isla? El edil resaltó que “el acuerdo dice concesión, porque eso es lo que el Concejo está autorizado para dar”.

Para conocer cómo se acordó la venta de Boná, se intentó entrevistar al alcalde Ramos, pero informaron que no estaba. Cuestionado vía telefónica, el funcionario colgó de inmediato.

En tanto, el representante de la Cámara Nacional de Turismo, Emilio Rodríguez, advirtió que con una terminal petrolera no solo se afectaría el ecosistema de la isla, sino que se pondría “en riesgo” toda la zona del Pacífico, donde está instalada la mayoría de los hoteles.

Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná
Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná

 

Boná: el desplante de los petroleros

Decenas de personas fueron plantadas en la isla Otoque Oriente. El presidente de Bona Pacific Corp., Raam Ady, había convocado para ayer una “consulta ciudadana” sobre su proyecto de construir tanques de combustible para buques en isla Boná. Pero nunca apareció.

Ambientalistas, miembros de la Cámara Nacional de Turismo y residentes de las islas adyacentes –que creen que es un “crimen” la ejecución de la obra en Boná– esperaron inútilmente. Hasta gente de la Autoridad Marítima de Panamá se quedó con los brazos cruzados.

En un poste de luz del pueblo aún estaba pegada la convocatoria, avalada con el sello del Municipio de Taboga. La reunión sería en la Escuela Juana Menacho.

 

Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná
Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná

Se buscó a la directora del plantel, Yamileth Pérez. Ella confirmó que no permitiría ninguna reunión en la escuela, ya que nadie le había pedido permiso.

Además de ello, la educadora se quejó de que se habla de proyectos aquí y allá, pero ese plantel –que acoge a niños– no recibe ni un dólar en donaciones, pese a su deplorable estado físico.

Rechazo al proyecto

Ramón, pescador artesanal, de 63 años de edad, oriundo de Otoque Oriente, estaba entre los que plantó Raam Ady.

“El pescado no se lleva con el combustible y nosotros vivimos de eso, de la pesca”, se quejó. Y eso era lo que quería decirle, que rechaza el contrato de concesión para construir la terminal petrolera en Boná, santuario de anidación de aves marinas.

El pescador, que prefiere ser llamado solo por su nombre –por temor a represalias– dijo que las autoridades locales y representantes de Bona Pacific Corp. prometieron dar trabajo de soldadura a los isleños, pero “aquí en Otoque no hay escuela para eso, no dan ni charlas, por eso solo vivimos de la pesca”.

“Muchos taboganos trabajaban en Taboguilla [la isla cercana a Taboga que se entregó en concesión para tanques de combustible], y a última hora los fueron sacando, porque allá quedaron los soldadores y otros, los estudiados”, describe.

Esteban Arosemena es pescador deportivo desde hace más de 10 años. Lo hace a pulmón, en las aguas de isla Boná. “Aquí, donde la empresa quiere colocar el muelle –dijo– es donde pescamos. Siempre hay derrames [de petróleo] y mataría cualquier vida marina”.

Sulay Mayorga reside en Punta Chame, pero se aventuró a ir a Otoque. Ese proyecto, indicó, arriesga no solo la pesca en Otoque Oriente y Occidente, sino la de su pueblo, que también vive del turismo. “Nadie se quiere bañar en una playa llena de combustible”, vaticinó.

Isaías Ramos, biólogo, y María Gabriella Dutari, abogada del Centro de Incidencia Ambiental, lamentan la falta de iniciativas para desarrollar isla Boná como centro ecoturístico y, en cambio, se le condene a ser terminal petrolera para buques.

Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná
Alcalde de Taboga no fue autorizado a vender Boná

No se aprobó venta

En el encuentro frustrado, este diario se topó con el presidente del Consejo Municipal de Taboga, Raúl Varela. Él dijo que cuando se elaboró el acuerdo para arrendar isla Boná por 20 años no se decidió nada sobre su venta.

Varela dijo que rechaza la venta de la isla –como indica el contrato de arrendamiento con opción de venta– entre el alcalde de Taboga, Ramón Ramos, y la empresa.

El funcionario aseguró que la Contraloría pidió hacer cambios al contrato, como remover los dos años de gracia del canon de arrendamiento y su venta. “La palabra venta es lo que no nos gusta a la mayoría de los moradores. Nosotros [el Concejo] solo dimos una concesión”, resaltó.

Este miércoles, el presidente Juan Carlos Varela advirtió de que el Consejo Económico Nacional tendría que “revocar” el contrato con Bona Pacific Corp.

Se desconoce si los ministros de Ambiente, Emilio Sempris, y de Economía y Finanzas, Eyda de Chinchilla, rindieron informe al presidente Varela sobre quiénes son los dueños del proyecto petrolero y cuáles son las firmas de abogados que están vinculadas a este.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL