SALUD PÚBLICA

Alto número de embarazos en jóvenes de la comarca Ngäbe

La situación se registra en una región en donde el 95.4% de los niños y adolescentes viven en pobreza

La comarca Ngäbe Buglé es la región del país con más adolescentes embarazadas de entre 10 y 19 años, de acuerdo con los registros de control prenatal en instalaciones de salud de 2018.

+info

Comarca Ngäbe Buglé, tierra fértil para infecciones sexuales

Estadísticas del Ministerio de Salud indican que de 10 mil 440 jóvenes que se controlaron en el país ese año, mil 872 fueron de esa zona, una de las más pobres.

Comarca Ngäbe Buglé, la región con más embarazos en jóvenes

La comarca Ngäbe Buglé no es solo tierra fértil para las infecciones de transmisión sexual (ITS), sino también para los embarazos en adolescentes de entre 10 y 19 años.

Así lo evidencian las estadísticas del Ministerio de Salud (Minsa), que indican que el año pasado la mayoría de los embarazos precoces ocurrieron allí.

De acuerdo con las cifras, de 10 mil 440 jóvenes embarazadas que ingresaron a control prenatal en las instalaciones de salud, mil 872 o el 18% corresponden a esta comarca.

Los datos resultan más alarmantes al analizarlos en función del total de embarazos reportados en la comarca: 2 mil 520. Así, los mil 872 embarazos en adolescentes de 10 a 19 años representan un 74.3% del total (ver gráfica).

Alto número de embarazos en jóvenes de la comarca Ngäbe
La situación se registra en una región en donde el 95.4% de los niños y adolescentes viven en pobreza

El panorama este año no es diferente, ya que entre enero y septiembre, la comarca sigue liderando las estadísticas de embarazos en jóvenes. De 6 mil 285 que ha contabilizado el Minsa en todo el país, 891 son de esa área indígena. La comarca Ngäbe Buglé incluso supera el porcentaje nacional de embarazos en adolescentes de 10 a 19 años. La proporción es de 32.9% en la comarca , y 26.4% en el país.

La situación se registra en una región en donde el 95.4% de los niños y adolescentes viven en pobreza multidemensional, según el último Índice de Pobreza Multidimensional de Niños y Adolescentes en Panamá, divulgado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés), entre otras entidades.

Realidad impactante

Analizando las cifras del año pasado, Orlando Quintero, director de la Fundación Pro Bienestar y Dignidad de las personas infectadas por el VIH/sida (Probidsida), calificó como “impactante” que en la comarca Ngäbe Buglé el porcentaje de embarazos en adolescentes alcance el 74.3%, cuando el nacional es de 30.5%. “El porcentaje es más del doble. Se deben tomar medidas preventivas”, expresó.

Alto número de embarazos en jóvenes de la comarca Ngäbe
La situación se registra en una región en donde el 95.4% de los niños y adolescentes viven en pobreza

"Es interesante conocer cuántas jóvenes indígenas embarazadas en 2018 y este año son portadoras del VIH”.



Añadió que sería interesante conocer cuántas jóvenes indígenas embarazadas en 2018 y este año son portadoras del VIH. Para Quintero, una de las causas principales de esta situación es el inicio de relaciones sexuales a temprana edad.

El director de Probidsida recordó que tienen en planes que la clínica móvil realice tres viajes al año a la comarca, para tratar de contrarrestar la situación. “Hay un problema muy serio con los embarazos y las ITS en la región indígena, el cual debemos atender todos, como país, antes que la realidad sea más dramática”.

Y es que un estudio publicado recientemente por el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges) indica que los adolescentes indígenas que asisten a la escuela en las zonas rurales de la comarca Ngäbe Buglé tienen una “carga sustancial de infecciones de ITS”.

La investigación se realizó en una población de 700 estudiantes de 20 centros educativos. Uno de los hallazgos encontrados es que 536 o 76.6% de los estudiantes de premedia y media participantes reportaron tener experiencia sexual.

En cuanto a las infecciones de las que son portadores, los resultados arrojaron que la prevalencia de VIH en las mujeres es de un 0.4%, y en los hombres se elevaba a 1.0%; la sífilis activa se detectó en el 1.3% de las mujeres y en 6.6% de los hombres. También se encontró el herpes simple en 16.1% de las mujeres y 16.1% de los hombres; además de hepatitis B en 1.3% de las féminas y 1.4% de los adolescentes.

Entre los participantes también se detectó la Neisseria gonorrhoeae –virus que produce la gonorrea– en 1.8% de las mujeres y en 1.7% de los hombres, así como la Chlamydia trachomatis en el 17.5% de las adolescentes y el 10.7% de los hombres que dijeron haber tenido sexo por lo menos una vez en su vida.

Por otro lado, datos más recientes sobre el VIH en Panamá y que provienen del Minsa dan cuenta de que en 2017 esa fue la novena causa de muerte en el país, con 551 defunciones. No obstante, cuando se evalúa específicamente la comarca Ngäbe Buglé, se ubica como la tercera causa de decesos, solo superada por la diarrea y los hechos violentos.

Deuda pendiente

Sobre el tema, la presidenta de la Asociación Panameña para el Planeamiento de la Familia (Aplafa), Rossana Uribe, señaló que como país tenemos una “deuda pendiente” con la comarca.

“El estudio del Gorgas alarma y eso es bueno porque la realidad está ahí solo que cuesta verla y aceptarla”, manifestó.

Uribe acotó que “si no accionamos ya, todos juntos, asociaciones, Minsa, Ministerio de Educación, autoridades locales y diputados estamos condenado a la comarca Ngäbe Buglé al deterioro sistemático y a la pobreza perpetua”.

Carencia

En su momento, el dirigente del Movimiento de la Juventud Ngäbe Ricardo Miranda, dijo que el problema radica en que muchos de los puestos de salud en la comarca no tienen medicinas y otros están cerrados, lo que dificulta la atención de los pacientes con VIH.

No obstante, las autoridades del Minsa informaron en septiembre pasado que los centros de salud en Loma Yuca, Peña Blanca, Valle de Bonito, Mironis y Calente serían reabiertos, aunque no especificaron en qué fecha. También dijeron que estaba en trámite el nombramiento de cuatro médicos permanentes para la comarca.

De acuerdo con los últimos cálculos de la Contraloría General de la República, en esta zona indígena hay 250 mil habitantes.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL