CRISIS POLÍTICA

Andinos dan la mano a migrantes venezolanos

Andinos dan la mano a migrantes venezolanos
Andinos dan la mano a migrantes venezolanos

Colombia, Ecuador y Perú, integrantes de la Comunidad Andina (CAN), ratificaron en Lima su compromiso de respeto a los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos que llegaron masivamente a sus países.

“Los Estados miembros de la CAN ratifican su compromiso de respeto de los derechos humanos de los migrantes, en especial de los ciudadanos venezolanos, en el marco de las convenciones internacionales, la normativa comunitaria y su normativa interna”, indica un comunicado del grupo, que sin embargo no menciona la adhesión de Bolivia, también miembro de la CAN.

La declaración fue publicada tras la reunión del Comité Andino de Autoridades de Migración (CAAM), que se realizó el miércoles en Lima, con la presencia de representantes de los cuatro países miembros de la alianza.

El comunicado rubricado por los tres países de la CAN agrega que “teniendo en consideración el carácter humanitario de esta crisis migratoria, se reafirman en el respeto a la legalidad y el cumplimiento de las normas migratorias que los rigen”.

Los representantes de los países también se comprometieron a “fortalecer campañas y medidas de sensibilización de la población local y nacional sobre la llegada de migrantes”.

En la misiva, se solicitó al Gobierno de Venezuela “que facilite el otorgamiento de documentos de identidad, filiación, y de viaje para sus ciudadanos”.

Igualmente, se hizo un llamado a coordinar la cooperación internacional, en particular con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (Acnur), para el financiamiento del traslado y reasentamiento de los migrantes en Estados no comunitarios.

Andinos dan la mano a migrantes venezolanos
Andinos dan la mano a migrantes venezolanos

UE da su respaldo

La UE aportará 35 millones de euros (unos 40 millones de dólares) a América Latina para que enfrente la crisis migratoria venezolana, dijo ayer jueves el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, tras plantear a la región un “reparto de cuotas” de migrantes.

Al término de una visita a Bogotá, dentro de su primera gira por la región, el dirigente socialista reconoció el problema que supone para el “conjunto de América Latina” el “éxodo masivo” de personas que huyen de la crisis en Venezuela, pese a que el chavismo rechaza que se trate de una crisis de migración.

“Hoy precisamente en Bruselas se ha acordado el que vayan a ser 35 millones de euros los que la Unión Europea (UE) ponga a disposición de América Latina, para hacer frente” a esta coyuntura, sostuvo Sánchez en una conferencia de prensa junto con el presidente colombiano, Iván Duque.

El mandatario español destacó el “compromiso humanista” del Gobierno colombiano frente al drama de cientos de miles de venezolanos que han cruzado la frontera en busca de alimento, medicinas y productos básicos que escasean en su país, y abogó por “una respuesta multilateral” al mayor flujo migratorio registrado en el continente en tiempos de paz.

Aunque no lo mencionó durante la rueda de prensa, Sánchez había planteado previamente que los gobiernos latinoamericanos adopten un sistema de “reparto de cuotas” para atender a los venezolanos.

Según la Organización de Naciones Unidas, 2.3 millones de personas (el 7.5% de la población venezolana de 30.6 millones) vive en el exterior, de las cuales 1.6 millones se han ido desde 2015, cuando arreciaron las dificultades en el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo.

La mayoría ha huido a Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Chile y Argentina ante la falta de comida y medicinas en Venezuela, una hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional proyecta en 1.000.000% para 2018 y sueldos equivalentes a 30 dólares.

“Si concebimos a América Latina como una comunidad solidaria, es evidente que el reparto de cuotas podría ser una buena solución”, declaró Sánchez en entrevista con Blu Radio.

No obstante, Sánchez se apartó de las posiciones más radicales en el trato con el gobierno de Nicolás Maduro e insistió en un “diálogo” frente a la situación política y económica que propició esta fuga en masa.

Edición Impresa