PLANILLAS

Aris De Icaza tendrá que hacerle frente a dos nuevas denuncias

Aris De Icaza tendrá que hacerle frente a dos nuevas denuncias
Aris De Icaza tendrá que hacerle frente a dos nuevas denuncias

La Contraloría General de la República presentó ayer dos nuevas denuncias ante la Corte Suprema de Justicia, para que se investigue al diputado Aristides Aris De Icaza por supuestas irregularidades en las planillas de la Asamblea Nacional.

El contralor Federico Humbert pide que se investigue al diputado de Cambio Democrático por la supuesta comisión de delitos contra la administración pública.

Una de las denuncias detalla que entre julio de 2014 y diciembre de 2016 el diputado contrató a 10 personas en la planilla del Legislativo, pero al mismo tiempo trabajaban en la empresa Claramar, S.A.

Según las averiguaciones de la Contraloría, el grupo de trabajadores llegó a cobrar $81 mil 974 a través de 17 contratos suscritos de la planilla del diputado.

Mientras, en la otra acción legal se manifiesta que de las planillas del diputado De Icaza se pagaron seis cheques a nombre de Ángel Rodríguez Quintero por 5 mil 272 dólares.

De acuerdo con la Contraloría, estos pagos se efectuaron entre el 23 de abril y el 23 de diciembre de 2011. Los cheques, por un monto superior a los $5 mil, fueron depositados a cuentas de La Gran Cadena Q y Shanghai Interprise, S.A.

Rodríguez Quintero, residente del circuito 8-5, de donde es oriundo el diputado, afirmó que nunca ha trabajado para la Asamblea Nacional y que fue sorprendido cuando realizaba trámites para su jubilación en la Caja de Seguro Social y le dieron una nota en la que le pedían a la Asamblea que desglosara el salario recibido en los últimos años.

Hay que recordar que Rodríguez Quintero presentó ante el Ministerio Público una denuncia por “usurpación de su identidad”, luego de conocer que su nombre figuraba en las planillas de la Asamblea.

La Corte admitió una primera denuncia que interpuso Humbert contra el diputado. El magistrado Hernán De León fue nombrado fiscal y su colega Abel Zamorano, juez de garantías.

Edición Impresa