SESIONES DEL PLENO

Ausencias y licencias: la práctica de los diputados

Ausencias y licencias: la práctica de los diputados
Ausencias y licencias: la práctica de los diputados

Un total de 59 de los 71 diputados de la Asamblea Nacional (AN) pidió licencia con sueldo para ausentarse del pleno legislativo durante el recién culminado período de sesiones ordinarias, que se extendió del 1 de julio al 31 de octubre pasado.

+info

Diputada Ábrego propone sancionar por ausentismo y vestimenta

Según el listado de asistencia de la AN, solo 4 diputados asistieron a cada una de las 70 sesiones plenarias.

El implacable ausentismo en la AN

Los diputados de la Asamblea Nacional siguen con la práctica de solicitar licencias, a fin de ausentarse de las sesiones del pleno, sin que ello signifique un descuento en sus emolumentos.

Así lo revela la lista de asistencia de la propia AN, en la primera legislatura del quinto periodo ordinario de sesiones: del 1 de julio al 31 de octubre de 2018. En total, el pleno sesionó 70 veces en esos 4 meses.

El reglamento orgánico de la AN permite que los diputados soliciten licencias temporalmente. Esta opción, según el reglamento, los habilita para “separarse temporalmente de sus funciones”. En ese caso, son remplazados por su suplente. Si el suplente no asiste, la curul queda desocupada.

"Esto también es corrupción. Es ganar la plata del Estado sin trabajarla y sin cumplir con el deber que se les dio. Es un asalto al Estado”


Mariela Ledezma
Abogada

Los diputados, que devengan $7 mil mensuales, no reciben descuentos por las ausencias “injustificadas”, ni tampoco sus suplentes, que ganan $2 mil al mes, aunque el reglamento interno contempla esta medida desde el año 2009.

Récord en licencias

Entre los diputados que más licencias con sueldo solicitaron están Vidal García, de Cambio Democrático (CD), en 68 de las 70 sesiones; le siguen el panameñista Florentino Ábrego y Edwin Zúñiga, de CD (67 cada uno) .

También el secretario general del PRD y diputado Pedro Miguel González figura con licencia en 60 sesiones, y Rubén Frías, de CD, en 59.

Ni principal ni suplente

El panameñista Gabriel Panky Soto pidió licencia en 58 de las 70 sesiones y supuestamente dejó habilitado a su suplente, pero este se ausentó en 42 ocasiones, por lo que la curul quedó vacía.

Su copartidario José Pepe Castillo solicitó licencia en 42 ocasiones y debía ser remplazado por su suplente, pero este se ausentó a 38 de ellas. Como ya se dijo, el panameñista Ábrego se acogió a licencia en 67 sesiones; su suplente le remplazó en 29 ocasiones y se ausentó 38 veces.

También se da la situación de diputados que ni acuden al pleno ni piden licencia ni envían al suplente. Ese es el caso de los perredistas Aibán Velarde, Samir Gozaine y Néstor Guardia. El diputado y presidente del Panameñista, José Luis Varela, estuvo ausente 39 veces y las 4 veces que sí habilitó a su suplente este no acudió. (Ver gráfica)

Ausencias y licencias: la práctica de los diputados
Ausencias y licencias: la práctica de los diputados

Los cumplidos

Cuatro diputados nunca se ausentaron ni pidieron licencia: Ana Matilde Gómez (independiente), Juan Carlos Arango (Partido Popular), Miguel Fanovich (Molirena) y José Antonio Domínguez (Panameñista). Fernando Carrillo, del CD, acudió a 69 sesiones; la única vez que se ausentó, lo remplazó su suplente.

También hay un grupo de diputados que nunca pidió licencia, pero sí faltó. Se trata de Leandro Ávila (se ausentó una vez), Iván Picota, Samir Gozaine, Néstor Guardia y Aibán Velarde, del PRD; Jorge Arrocha, del Panameñista, y Dana Castañeda y Mario Lázarus de CD.

Corrupción

La abogada Mariela Ledezma consideró que esta práctica es parte de una “mutante corrupción”. “Es ganar la plata del Estado sin trabajarla y sin cumplir con el deber y el mandato que se les dio”, dijo.

Opinó que urge aplicar una reforma al reglamento de la AN, aunque reconoce que esto es poco probable que ocurra, porque los diputados son una “casta” que “controla económicamente el país ”.

Ledezma recomienda cuantificar -en dólares- cuánto es el “asalto” que cometen los diputados al erario público.

Desde el periodo pasado, hay una subcomisión en la Comisión de Credenciales asignada a evaluar posibles cambios al reglamento interno con relación a las ausencias y licencias que piden los diputados.

Edición Impresa