ULTRADERECHA

CIDH está preocupada por el ‘discurso de odio’ de Jair Bolsonaro

CIDH está preocupada por el ‘discurso de odio’ de Jair Bolsonaro
CIDH está preocupada por el ‘discurso de odio’ de Jair Bolsonaro

La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Margarette May Macaulay, se mostró ayer lunes preocupada por el “discurso de odio” del presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, y sus ideas para combatir los altos índices de violencia en el país.

Al término de su visita de una semana al gigante sudamericano, Macaulay calificó de “atrocidad” las declaraciones sobre seguridad de Bolsonaro, y reconoció la preocupación de la comisión por el futuro de las comunidades más vulnerables de Brasil a partir del próximo 1 de enero, cuando el excapitán del Ejército asuma el poder.

Nostálgico declarado de la dictadura militar (1964-1985), Bolsonaro propone blindar jurídicamente a los policías en ejercicio de su actividad, en un país donde ya es raro que los agentes se expongan a sanciones por eventuales abusos. “Si uno de nosotros, civil o soldado es atacado (...) y dispara 20 veces sobre el atacante, debe ser condecorado y no ir a la justicia”, lanzó en agosto en Río de Janeiro.

“Pensamos que es una atrocidad que cualquiera, especialmente alguien que está en el más alto poder del país, pueda decir algo así, y esperamos que sea solo una declaración”, deseó Macaulay. Pero las palabras de Bolsonaro no tardaron en ser retomadas por el gobernador electo de Río de Janeiro, el ultraderechista Wilson Witzel, que ya propuso el despliegue de francotiradores para matar a personas que porten fusiles en las favelas de la ciudad.

Edición Impresa