GESTIÓN PÚBLICA

Ciudad de la Salud, un proyecto prolongado

Ciudad de la Salud, un proyecto prolongado
Ciudad de la Salud, un proyecto prolongado

Entre atrasos, cambios estructurales y suspensión de los trabajos se ha desarrollado la construcción de la Ciudad de la Salud, situada en el antiguo campo de antenas, en Clayton, corregimiento de Ancón.

Se trata de un proyecto valorado en $554.2 millones, que debió estar listo en marzo de 2014, antes de que finalizara la administración del entonces presidente Ricardo Martinelli.

Pero no fue así e incluso el nuevo cronograma, que fijaba la inauguración de la primera fase para diciembre de este año, ya tiene un atraso de, al menos, dos meses, debido a la huelga del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares, efectuada entre abril y mayo pasado.

Así lo confirmó el director de Infraestructura y Servicios de Apoyo de la Caja de Seguro Social (CSS), Israel González, quien explicó que, inicialmente, la primera fase de la obra debía estar lista en marzo de 2014, pero mediante adenda de tiempo la fecha fue postergada para junio de ese año, luego para diciembre de 2017 y por último para diciembre de 2018.

En ese cronograma se esperaba que el Instituto Cardiológico y el Instituto Nefrológico estuvieran listos a principios de 2019, pero ahora será en abril.

Ciudad de la Salud, un proyecto prolongado
Ciudad de la Salud, un proyecto prolongado

Esta nueva fecha, según González, prolongará la entrega de las otras fases. Por ejemplo, la Dirección de Infraestructura y Servicios de Apoyo de la CSS fijó para mayo de 2019 la terminación de la segunda etapa, que incluye el edificio de hospitalización, salones de operaciones y cuidados intensivos; mientras que para 2021 la tercera y cuarta fase, que abarcan el Instituto Maternoneonatal y el Instituto Oncológico Nacional.

Para el presidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), Gustavo Bernal, uno de los problemas que afectó la construcción es que “el contratista [la] abandonó” por un tiempo prolongando.

Bernal sostuvo que realizaron una visita al proyecto y encontraron acondicionadores de aire, sistemas de tuberías y eléctricos dañados y abandonados.

Además, recordó que el mayor impacto en la obra fue que se tuvieron que derribar 70 mil metros de paredes de pladur.

Por su parte, Faustina Díaz, presidenta de la Asociación Panameña de Pacientes y Parientes con Enfermedades Hematológicas, indicó que los plazos en la entrega de esta edificación es el “cuento de nunca acabar”, mientras el Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid se deteriora cada día más.

Expresó que la obra fue publicitada como una solución para los asegurados, pero el tiempo pasa y no se concluye, “y una solución demorada, no es una solución”.

La obra, en manos del Consorcio Construcciones Hospitalarias, S.A., al que pertenece la empresa FCC, tendrá mil camas de hospitalización, 3 mil estacionamientos, 36 quirófanos, 48 elevadores y 13 generadores eléctricos.

Edición Impresa