ESTADO ISLáMICO

Combatientes del ‘califato’ sufren derrota territorial en Siria

El Estado Islámico enfrentaba ayer la derrota territorial final en Siria, cuando la fuerza militar nacional (SDF), apoyada por Estados Unidos, dijo que había cercado a los yihadistas en su último bastión cerca de la frontera iraquí, culminando cuatro años de esfuerzos para hacer retroceder al grupo.

Si bien la caída de Baghouz, un pueblo del este de Siria a orillas del río Éufrates, marcaría un hito en la campaña contra el Estado Islámico, el grupo sigue siendo una amenaza utilizando tácticas de guerrilla y manteniendo algunas tierras desoladas más al oeste.

Una serie de enemigos, tanto locales como internacionales, se enfrentaron al Estado Islámico después de que se declarara un “califato” moderno en 2014 en grandes extensiones de territorio tomado en ofensivas militares en Siria y la vecina Irak.

Miles de combatientes que se habían retirado a Baghouz cuando el grupo fue expulsado gradualmente de esas tierras, desbordaron el pequeño grupo de aldeas y tierras de cultivo en la provincia de Deir al-Zor durante las últimas semanas. Su evacuación retrasó el asalto final hasta el viernes por la noche, cuando el SDF dijo que había avanzado y no se detendría hasta que los yihadistas fueran derrotados.

Edición Impresa