BARÓMETRO

Dinero a cambio de votos, el fenómeno de Panamá

Dinero a cambio de votos, el fenómeno de Panamá
Corrupción.

Los resultados del Barómetro Global de la Corrupción divulgados ayer por la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, capítulo panameño de Transparencia Internacional, revelan que una de las causas profundas de la corrupción es el abuso electoral.

Esto incluye el financiamiento fraudulento de partidos políticos, la compra de votos o la difusión de noticias falsas en las campañas.

En Panamá, la investigación reveló que el 23% de los ciudadanos ha recibido soborno a cambio de votos.

El estudio pone a Panamá como país de interés. Destaca que la práctica de compra de votos por parte de los políticos y sus partidos está minando la confianza entre los ciudadanos. “A pesar de tener uno de los ingresos per cápita más altos de la región, en Panamá existen profundas disparidades en la igualdad y la distribución de la riqueza. Estas condiciones generan vulnerabilidad, que es aprovechada por los políticos”, dice el barómetro.

Los panameños toleran el pago de sobornos

La Policía Nacional y los tres órganos del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), de acuerdo a los panameños, son las instituciones en las que hay más corrupción.

Así lo revela el Barómetro Global de la Corrupción 2019 de América Latina y el Caribe, una encuesta que fue dada a conocer ayer por la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, capítulo panameño de Transparencia Internacional (TI).

En el plano regional, Panamá (56%) es el quinto país con mayor percepción de que la corrupción aumentó en los últimos 12 meses.

En el ranking le ganan Trinidad y Tobago (62%), Perú (65%), República Dominicana (66%) y Venezuela (87%).

¿Es un problema?

La encuesta también consultó sobre si consideraban que la corrupción es un problema en su país, y el 85% de los entrevistados en Latinoamérica y el Caribe contestó que sí. El 90% de los consultados en Panamá afirmó que sí lo es. En este estudio, que se hizo entre enero y marzo de 2019 y que recoge las percepciones y experiencias de los ciudadanos en 2018, también se indagó a los panameños sobre los esfuerzos del gobierno por abordar la corrupción. El 79% manifestó que actuó mal en la lucha para combatir el flagelo.

Desde el 1 de julio de 2019 Laurentino Nito Cortizo reemplazó en la cabeza del poder Ejecutivo a Juan Carlos Varela, quien gobernó el país desde 2014.

Antes de salir del poder, el entonces presidente Varela dijo que dejaba un país “sin corrupción” y con instituciones “fortalecidas”.

Los más corruptos

El documento también plasma que los panameños han perdido la confianza en el Ejecutivo, pues un 63% consideran que la mayoría de las personas que trabajan en dicho órgano son corruptas. Aquí hubo un aumento de 24% con respecto a 2017, que era del 39%.

En cuanto a la Asamblea Nacional la percepción de corrupción se disparó de 43% en 2017 a 69% en 2018. El año pasado los cuestionamientos de la ciudadanía hacia el Legislativo se intensificaron debido a los escándalos que involucraban a diputados por irregularidades en las planillas y donaciones.

 

Se paga

Las instituciones del país en las que los panameños pagaron más sobornos, de acuerdo al barómetro, fueron la Policía Nacional, con el 29%, y las que prestan servicios públicos, con 14%.

Pero, además, la encuesta muestra que los panameños tienen una “alta tolerancia” al pago de sobornos, ya que el 90% de los encuestados afirmó que pagar un soborno a un policía en la calle para evitar una multa era aceptable.

No obstante, comparado con 2017, cuando el pago de sobornos a nivel general era de 38%, esta percepción disminuyó en un 18% en 2018.

Sergio García, politólogo del Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales, explicó que los ciudadanos siguen pagando sobornos casi sin que se lo pidan, ya que es una de las modalidades que toma la corrupción y que requiere de más estudio.

Más allá, destacó que Panamá tiene una creciente “percepción de la corrupción”, sin embargo, esa percepción no parece coincidir con las cifras de victimización directa de qué tanto se ha experimentado ese fenómenos. “Es algo que se tiene que atender si no queremos que la democracia y nuestras instituciones se vean minadas”.

Por su parte, Carlos Barsallo, presidente de Transparencia Internacional, capítulo de Panamá, manifestó que la encuesta se dedica a la llamada “pequeña corrupción”, es decir, aquella que vincula a los ciudadanos que han tenido que pagar para obtener un servicio público, de salud, u otro que debió ser gratis.

Explicó que para erradicar este fenómeno se requiere de muchas factores, entre ellos, la educación.

Cortizo reitera que en su gobierno ‘no habrá tolerancia a la corrupción’

Tras la presentación del Barómetro Global de la Corrupción 2019 que revela datos de malas prácticas en diferentes instituciones públicas, el presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen, manifestó que “no habrá tolerancia con los funcionarios a los que se les compruebe actos de corrupción”. Así lo informó ayer la Presidencia de la República mediante un comunicado en el que se señala que esta administración “luchará contra la corrupción venga de donde venga”.

“Panamá es un país digno y merece rescatar la confianza en sus instituciones. Gobernaremos de forma transparente, aplicando en todo momento la estrategia del diálogo y el consenso con todos los sectores”, declaró el presidente poco antes de viajar a Nueva York, donde participará en la 74 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas.

“Los gobiernos de los últimos diez años defraudaron a la ciudadanía al permitir actos de corrupción, que incidieron negativamente en las arcas del Estado y diezmaron las oportunidades de todos los panameños, sobre todo de los más necesitados”, señala el comunicado que cita a Cortizo Cohen.

Se incluyen datos sobre extorsión sexual

Los resultados de la investigación sugieren que las mujeres en América Latina y el Caribe, son las más propensas a pagar sobornos por los servicios de salud y educación pública.

En tanto, los hombres tienden a pagar coimas a la Policía Nacional, a las instituciones que prestan servicios básicos, y por los documentos de identidad, de acuerdo al estudio, que por primera vez incluyó datos sobre los casos de extorsión sexual, “una de las formas más significativas de corrupción basadas en el género”.

Revela que algunas mujeres se ven obligadas a prestar favores sexuales a cambio de obtener servicios públicos. Aquí se cuenta la atención médica y la educación. “Nuestros resultados demuestran que uno de cada cinco ciudadanos experimentaron extorsión sexual o conocen a alguien que pasó por esta situación”, manifiesta el documento.

En Panamá, el estudio reveló que el 19% de los ciudadanos encuestados ha experimentado extorsión sexual, o conoce a alguien que pasó por esa situación.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL