Diputados y su afinada estrategia para ‘administrar’ fondos públicos

Diputados y su afinada estrategia para ‘administrar’ fondos públicos
Diputados y su afinada estrategia para ‘administrar’ fondos públicos

Se trata de un patrón, solo con algunas variantes. Así quedó evidenciado en la auditoría que efectuó la Contraloría General de la República (CGR) a las juntas comunales que recibieron partidas circuitales de los diputados en el gobierno pasado.

+info

La Contraloría no investiga uso final de donaciones de la ANDudosas donaciones de la Asamblea NacionalMiles para oenegés de diputados

Su administración poco se diferencia del manejo que le ha dado esta Asamblea a las donaciones y los contratos temporales de trabajo entre 2014 a la fecha.

En ambos casos, la estrategia de los diputados fue utilizar las juntas comunales para administrar discrecionalmente recursos multimillonarios, ceder un porcentaje de manejo y emplear códigos secretos para enmascarar a los diputados gestores de las “ayudas” y contratos de trabajo por servicios profesionales.

Incluso, en el caso de las donaciones, también se gestionaron cientos de miles de dólares para oenegés vinculadas de forma directa a los diputados.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura resaltó ayer que no existe justificación para que los diputados practiquen “tareas distintas a las que deben cumplir”, refiriéndose a las revelaciones de las auditorías de las juntas comunales entregadas por la Contraloría.

El gremio empresarial añadió que los diputados no deben manejar indiscriminadamente “fondos aportados con la contribución sacrificada de todos los panameños”, y que es importante que los casos de corrupción se resuelvan en los tribunales de justicia con prontitud.

El Ministerio Público detallará hoy las acciones para continuar las investigaciones tras la entrega de la auditoría de la CGR en las juntas comunales del quinquenio pasado.

DONATIVOS Y PARTIDAS: UN MISMO FIN

Donativos, contratos y partidas circuitales. Nombres distintos, pero con el mismo fin: el uso discrecional de fondos estatales por parte de los diputados.

Esta semana, la Contraloría General entregó al Ministerio Público la auditoría de las juntas comunales donde diputados, durante el quinquenio pasado, depositaron el dinero de sus partidas circuitales. Y aunque no es lo mismo, en las donaciones y contratos por servicios profesionales entregados por esta Asamblea —cuya auditoría aún no ha sido entregada— hay muchos puntos en común que revelan probables manejos irregulares.

Se trata de un modus operandi descrito en investigaciones de La Prensa y reafirmado por el contralor, Federico Humbert, quien detalló hallazgos en las 186 auditorías a las juntas comunales y municipios donde se depositaron $319 millones.

Este gobierno no hizo uso de las “partidas circuitales”, pero usó otras figuras. Por ejemplo, incrementó el pago de millonarias donaciones y aprobó un aumento de los contratos por servicios profesionales hasta el 120%, entre 2014 y 2016. La Prensa probó que buena parte de estos eran ficticios.

En las juntas comunales, los proyectos se sustentaron con facturas y documentos falsos. También se pagó un porcentaje en calidad de comisión por manejo, mientras que el resto del dinero era para uso de los diputados. Estas son algunas similitudes con el pago de donaciones y contratos en el actual período.

En la actual administración se sustentaron $14 millones en donaciones mediante cartas que respondían a un formato preestablecido, en las que una simple frase (“le solicito su apoyo por problemas económicos”) bastaba para hacer los desembolsos.

Los actuales diputados retiraban sus numerosos donativos de la Asamblea mediante códigos para ocultar su identidad, al igual que en la pasada administración.

 

Diputados y su afinada estrategia para ‘administrar’ fondos públicos
Diputados y su afinada estrategia para ‘administrar’ fondos públicos

Las “actas de donación” que daban fe del pago las firmaban los beneficiarios. Luego, la Asamblea reconfirmaba su entrega a ciegas, ya que no constaba que el donativo hubiese sido recibido.

La Prensa comprobó que funcionarios de la Asamblea, tras entregar los donativos, esperaban al beneficiario a la salida del banco para exigirle la devolución del 95% del cheque cambiado. En varios casos, las fuentes indicaron que el dinero que regresaban era para los diputados gestores de la “donación”.

En este quinquenio,  miles de dólares también se enviaron a juntas comunales que cobraban  el 10% del monto por “comisión  de manejo”. Incluso los diputados gestionaron unos $500 mil a oenegés filantrópicas y deportivas vinculadas a ellos y cuyo uso se negaron a sustentar a La Prensa. 

Los contratos —por servicios no prestados— se entregaron en concepto de “ayuda”. El firmante recibía del 5% al 10% de su valor. El resto era para el asistente de diputado.

contabilizó $80 millones en contratos y donaciones en dos años y medio, pero el Ministerio de Economía confirmó que el monto fue mayor: $132 millones a diciembre de 2016.

Las donaciones se declararon inconstitucionales tras la publicación, pero los contratos se siguen tramitando.

Diputados y su afinada estrategia para ‘administrar’ fondos públicos
Diputados y su afinada estrategia para ‘administrar’ fondos públicos

 

Edición Impresa