POLÍTICA

Elección argentina, clave en reconfiguración de la región

Elección argentina, clave en reconfiguración de la región
Elección argentina, clave en reconfiguración de la región

Bajo un clima de tensión en varios países de América Latina, con masivas protestas en Chile, Bolivia y Ecuador, crisis en Venezuela y comicios en Uruguay, la elección de ayer en Argentina es clave en la configuración de fuerzas en la región.

Al cierre de esta edición, los primeros resultados oficiales daban como ganador a Alberto Fernández, un abogado de 60 años que postuló en fórmula con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015), pero no decían si ganó en primera vuelta.

Para ganar en primera vuelta, Fernández debería obtener más de 45% de los votos o más de 40% y superar en al menos 10 puntos a su rival. De lo contrario, el balotaje será el 24 de noviembre.

Crisis económica

Macri, un ingeniero de 60 años, termina su mandato con el país sumido en la peor crisis económica desde 2001, con alta inflación (37.7% a septiembre) y un aumento de la pobreza (35.4%). El presidente defiende que debió hacer ajustes para ordenar el desequilibrio económico que encontró al asumir en 2015, y que a partir de ahora se verán los resultados.



En el comando de campaña oficialista, el presidente Mauricio Macri pidió esperar a los resultados oficiales.

Los inversores temen que una victoria de Fernández implique el retorno de las políticas intervencionistas del kirchnerismo (2003-2015). Analistas se preguntan además quién gobernará: Fernández -exjefe de gabinete de Cristina y de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner- o la expresidenta de 66 años.

Fernández aseguró una y otra vez que los depósitos bancarios argentinos están a salvo y rechazó que se vuelva a repetir el fantasma de la crisis de 2001, cuando se congelaron y se pesificaron los que eran en dólares.

Pero los argentinos ya dieron muestras de pánico. Desde las primarias, hubo retiros de depósitos en dólares por más de 12 mil millones (36.4% del total). Y tan solo el pasado viernes, el Banco Central perdió otros mil 755 millones de dólares en reservas para frenar la depreciación de la moneda.

Hoy “habrá mucha presión sobre el peso y sobre los bancos, pero los mercados ya anticiparon los resultados, la reacción no será tan brutal como luego de las primarias” de agosto, vaticinó Nicolás Saldías, investigador del Wilson Center.

A mediados de julio de 2018, en medio de una corrida bancaria, Macri acudió al Fondo Monetario Internacional que otorgó un préstamo de 57 mil millones de dólares a cambio de un ajuste fiscal que frenó aún más la economía. Todavía falta la entrega de 13 mil millones, pero el FMI espera el resultado electoral. Fernández aseguró que cumplirá con el pago.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL