VENEZUELA

Elecciones agitan la crítica internacional

Elecciones agitan la crítica internacional
Elecciones agitan la crítica internacional

La presión internacional sobre Venezuela aumentó tras la decisión del gobierno de convocar elecciones presidenciales en unas condiciones que, según la oposición, favorecen abrumadoramente al presidente Nicolás Maduro, quien por el momento es el único candidato.

España, un importante socio comercial con profundas raíces en la nación latinoamericana, se convirtió el viernes en el último país en romper relaciones diplomáticas con Caracas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo por su parte que está dispuesto a sanciones adicionales de la Unión Europea contra lo que calificó de “cambio autoritario inaceptable” de Maduro.

La oficialista Asamblea Nacional Constituyente convocó esta semana la elección para fines de abril, aunque no concretó la fecha.

Maduro anunció de inmediato que aspirará a revalidar su cargo como candidato del Partido Socialista, presionando para que los comicios se celebren lo antes posible. Normalmente, las elecciones se celebran a finales de año para evitar una larga transición hasta el próximo mandato presidencial de seis años, que comenzará en enero de 2019.

Los gobiernos extranjeros se apresuraron a condenar la iniciativa, alegando que socava las frágiles negociaciones entre el gobierno y la oposición, que todavía no han arrojado acuerdo alguno. Una de las principales demandas de la oposición en el diálogo es que los comicios cuenten con observadores internacionales para evitar manipulaciones.

Avivando el temor a una votación fraudulenta, la Corte Suprema, controlada por el gobierno, prohibió el jueves en la noche la presencia de la principal alianza opositora en la boleta, lo que supone que cualquier candidato que se presente contra Maduro deberá hacerlo bajo la marca de un partido menos popular. Aunque las encuestas señalan que los venezolanos culpan de forma abrumadora a Maduro por la amplia escasez de comida y la inflación de tres dígitos que ha devorado los salarios, la oposición se quedó sin timón luego de que varias de sus figuras más prominentes fueron vetadas para cargos electos u obligadas a exiliarse tras el letal movimiento de protesta callejero que pidió la marcha del presidente el año pasado.

Estados Unidos no reconocerá los resultados de las repentinas elecciones presidenciales venezolanas en caso de que se celebren, apuntó la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert, señalando que la votación “no será libre ni justa”.

Edición Impresa