HONDURAS

Exjefe de la droga confiesa sobornos al expresidente Lobo

Exjefe de la droga confiesa sobornos al expresidente Lobo
Exjefe de la droga confiesa sobornos al expresidente Lobo

Un exjefe de la droga de Honduras que confesó haber matado a 78 personas y que está preso en Estados Unidos (EU), dijo que pagó enormes sobornos a cambio de protección al expresidente Porfirio Lobo (2010-2014) y a su hijo Fabio.

Devis Leonel Rivera Madariaga, un exlíder del cartel Los Cachiros, que se entregó a la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, en diciembre de 2015, testificó el pasado lunes en un tribunal de Nueva York, a pedido del Gobierno de EU, en el desarrollo del caso contra el hijo del expresidente, Fabio Lobo, acusado de conspirar para enviar cocaína a este país. Consultado por la AFP, el expresidente Lobo negó las “acusaciones absolutamente falsas” y dijo que nunca se reunió con narcotraficantes o recibió sobornos de ellos.

Durante más de tres horas y media, Rivera declaró que sus contactos con los Lobo, con políticos, con la Policía y militares, ayudaron al cartel a recibir toneladas de cocaína en Honduras. La droga, proveniente de Colombia o Venezuela, atravesaba Honduras y se dirigía a Guatemala, México y finalmente a Estados Unidos. Fabio Lobo escuchó en silencio y varias veces negó con la cabeza las afirmaciones de Rivera.

Cuando el fiscal Emil Bové preguntó a Rivera si había recibido asistencia de Porfirio Lobo, Rivera contestó“sí” y dijo que el primer soborno de “aproximadamente 250 mil a 300 mil dólares” se le pagó en 2009, cuando este se preparaba para postularse a la Presidencia.

Rivera dijo que participó de una segunda reunión con el entonces candidato Lobo, en la cual le entregaron un paquete de billetes de 500 lempiras “de ocho a doce pulgadas de alto” y luego le enviaron una maleta con “$200 mil a $250 mil”.

El testigo también involucró en sus denuncias al actual ministro de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, de quien precisó que ayudaba a proteger el narcotráfico.

Rivera dijo, asimismo, que se reunió con otros narcos y al menos con un diputado para ordenar “a un grupo de policías” el asesinato en diciembre de 2009 del ex zar antidrogas de Honduras, el general Julián Arístides González, a cambio de 200 mil a 300 mil dólares.

El narcotraficante relató que hubo una tercera reunión de Los Cachiros con Lobo tras su elección, en la que también participó, y en la cual el entonces presidente dijo que nunca los extraditaría a Estados Unidos y “que él nos iba a dar los contratos del gobierno para pagarnos el soborno que le habíamos dado para su campaña”.

El testigo sostuvo que Fabio Lobo y su seguridad ayudaron personalmente a Los Cachiros a recibir dos cargamentos de droga que llegaron por avión en 2012 y 2013. Detenido en Haití en 2015, Fabio se declaró culpable de conspiración para importar y distribuir cocaína en EU en mayo de 2016.

Edición Impresa