BLANQUEO DE CAPITALES

Fiscal: Ferrufino creó sociedades para ocultar dinero ilícito y bienes inmuebles

Fiscal: Ferrufino creó sociedades para ocultar dinero ilícito y bienes inmuebles
Fiscal: Ferrufino creó sociedades para ocultar dinero ilícito y bienes inmuebles

La fiscal séptima anticorrupción, Leida Sáenz, aseguró que el exministro de Desarrollo Social (Mides) Guillermo Ferrufino efectuó múltiples transacciones bancarias para ocultar los mecanismos bajo los cuales adquirió, al menos, cuatro propiedades.

En su alegato durante la audiencia preliminar del proceso que se sigue a Ferrufino y a otras tres personas por la supuesta comisión del delito de blanqueo de capitales, la fiscal afirmó que el exfuncionario se apropió indebidamente de más de $2 millones del Estado.

Explicó que en este caso se investiga el blanqueo de capitales como delito precedente al presunto enriquecimiento injustificado que se le imputa a Ferrufino en otro proceso.

Sáenz afirmó que existen suficientes indicios que vinculan a Ferrufino, a su esposa Milena Vallarino de Ferrufino, a Marta Herrera y a Miguel Herrera –ambos familiares del exministro– con el delito investigado, por lo que solicitó a la jueza primera penal, Agueda Rentería, que sean llamados a juicio

Dijo que Ferrufino creó sociedades junto con sus familiares para ocultar la procedencia del dinero que obtuvo de forma ilícita del Estado, con el propósito de comprar bienes inmuebles en Albrook, Antón, La Chorrera y Coronado.

En tanto, Franklin Amaya, abogado de Ferrufino, aseguró que su cliente es objeto de un doble juzgamiento, ya que se trata de los mismos hechos por los cuales el Juzgado Undécimo Penal le sigue un proceso por enriquecimiento injustificado.

A su salida de la audiencia, Ferrufino aseguró ser inocente de los delitos que se le imputan y que todo se trata de una persecución política.

La jueza Rentería se acogió al término de 30 días para determinar si acoge o no la solicitud de llamamiento a juicio que hizo la fiscalía para Ferrufino, su esposa y sus otros dos parientes investigados.

Edición Impresa