CONFLICTO

Fuerza antiaérea ucraniana, lista para repeler a los rusos

“Nuestro supuesto enemigo es Rusia. No tenemos otros enemigos”, dice sosegadamente un general ucraniano con traje de camuflaje y con un chaleco antibalas, mientras su helicóptero toma altura sobre el mar de Azov, epicentro de una escalada de la crisis entre Kiev y Moscú.

Sergui Nayev, de 48 años, comandante de las operaciones militares en el este separatista prorruso de Ucrania, supervisa los ejercicios de la defensa antiaérea en el pueblo de Urzuf, en el litoral de este pequeño mar.

Aquí, en un campo de hierba marchita, sus soldados se entrenan para repeler un intento de desembarco ruso. Esta ex república soviética se dice amenazada por una “guerra total” por parte de Moscú, que el pasado domingo capturó tres navíos militares ucranianos que se dirigían al mar de Azov.

“¿Han visto? ¡Le dimos!”, exclama Nayev cuando un misil tierra aire destruye una bengala, que hace las veces de un avión enemigo. “Evidentemente, no podemos usar verdaderos aviones como blanco, así que utilizamos estas bengalas”, aclara.

Kiev y Moscú iniciaron el domingo su pulso más tenso en años, cuando los guardacostas rusos apresaron frente a los costas de Crimea tres barcos militares ucranianos, que se dirigían desde el mar Negro hacia el mar de Azov, a través del estrecho de Kerch que los separa.

Se trata de la primera confrontación militar abierta entre Moscú y Kiev desde que Rusia se anexionara en 2014 la península ucraniana de Crimea y el inicio ese mismo año de un conflicto armado en el este de Ucrania entre fuerzas gubernamentales y separatistas prorrusos, que ya ha dejado más de 10 mil muertos.

Edición Impresa