MAGNICIDIO

Hermano de monseñor Romero pide fin de la impunidad

Salvador Gaspar Romero, el hermano menor del arzobispo Óscar Arnulfo Romero, que será canonizado en fecha próxima, clama por el fin de la impunidad que rodea al asesinato del prelado, aunque dice que perdonó a los autores del magnicidio.

En entrevista con la AFP, Gaspar recordó que su hermano llegó a decirle: “Yo sé que me van a matar, pero desde ya perdono a los que lo vayan a hacer”. Por eso, él decidió hacer lo mismo.

“Retomando esas palabras, perdono a quienes lo hicieron”, asegura hoy.

De mente lúcida, con 88 años, Gaspar dice que puede morir en paz porque el Vaticano beatificó a su hermano el 23 de mayo de 2015 y el pasado 7 de marzo anunció que será elevado a los altares como santo.

Tras 38 años del asesinato, lamenta que los responsables nunca fueron llevados a los tribunales. “Ya todo el mundo lo sabe. ¿Por qué no ha actuado la fiscalía?”, se preguntó.

Edición Impresa