MOSCú

Inauguran memorial en honor a los opositores soviéticos

Vladimir Putin inauguró ayer en Moscú un memorial en homenaje a las víctimas de la represión política, asegurando querer de esta manera “dejar atrás” las divisiones del pasado, a pesar de las acusaciones de “hipocresía” lanzadas en su contra por expresos políticos soviéticos.

Primer monumento nacional de este género en Rusia, este “Muro del dolor” es un alto relieve en bronce compuesto por centenares de siluetas humanas, que fue erigido en la avenida Sajarov, bautizada así en homenaje al difunto disidente soviético y premio Nobel de la Paz, Andréi Sajarov.

Apoyada por la principal oenegé de derechos humanos rusa, Memorial, y por la Fundación Solzhenitsyn, la inauguración tuvo lugar el día oficial del homenaje a las víctimas de la represión política, una conmemoración que fue instaurada en el año 1991.

“La inauguración de este monumento es particularmente importante en momentos en que se recuerda el 100º aniversario de la Revolución” de 1917, declaró el presidente Putin ayer, durante una reunión del consejo consultivo de derechos humanos del Kremlin.

Sin embargo, una cuarentena de expresos políticos de la era soviética cuestionó la inauguración del monumento, en momentos en que, según ellos, la “represión política” se multiplica contra la sociedad civil y los opositores en Rusia.

Edición Impresa