CRISIS

Incertidumbre en Nicaragua tras la suspensión del diálogo

Incertidumbre en Nicaragua tras la suspensión del diálogo
Incertidumbre en Nicaragua tras la suspensión del diálogo

Nicaragua vivía ayer un panorama incierto tras la suspensión de un diálogo nacional en busca de salidas a la crisis política que vive el país, mientras estudiantes y pobladores volvieron a las calles a reclamar justicia y democracia en el marco de las protestas que dejan 78 muertos en poco más de un mes.

Las conversaciones entre el Gobierno y la oposición entraron el miércoles en un impasse, luego de que la mediación de los obispos católicos no logró acercar las posiciones para avanzar en la discusión, centrada en la propuesta de anticipar las elecciones para acortar el mandato del presidente Daniel Ortega.

El Gobierno, por su parte, reclama despejar las carreteras bloqueadas por campesinos y manifestantes en varios puntos del país.

Tras la suspensión del diálogo se produjeron ataques de grupos afines a Ortega en las ciudades de León (noroeste), Chinandega (oeste), Juigalpa (centro) y Nueva Segovia (norte).

En la ciudad colonial de León se registraron incidentes violentos la noche del miércoles, que dejaron, al menos, 2 muertos y 54 heridos, 10 de ellos de gravedad, por disparos de armas de fuego, piedras y morteros artesanales y golpes contusos, dijeron familiares y la Cruz Roja.

Uno de los fallecidos, Manuel Chévez, murió por disparo de fusil, según su tía Justa Ramírez.

La otra víctima fue identificada como Luis Díaz, integrante del grupo de seguidores del Gobierno, que habría sido alcanzado por un mortero artesanal, dijo el director de Cruz Roja de León, Marcio Ocón.

Centenares de estudiantes y pobladores salieron a primera hora de ayer a marchar sobre la concurrida carretera a Masaya (sur) agitando banderas y pidiendo la renuncia de Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Edición Impresa