CASOS

Judicializan a 600 pandilleros

Judicializan a 600 pandilleros
Nahaniel Murgas

Las pandillas locales usan prestanombres (testaferros) para la adquisición de armas de fuego y además se valen del contrabando proveniente de Centroamérica para tener acceso a revólveres y pistolas que usan en robos, asaltos y homicidios.

Así lo reveló el fiscal especializado antipandillas, Nahaniel Murgas, al informar que en los últimos dos años su despacho ha judicializado a unos 600 pandilleros. A algunos de ellos, añadió, se les ha aplicado condenas de hasta 12 años de prisión, pero añadió que la investigación de este tipo de casos solo es posible a través de un equipo multidisciplinario, por una razón: “no es fácil acercarse a una pandilla y demostrar su vinculación con una pluralidad de hechos delictivos”.

Explicó que en lo que respecta a la tenencia ilegal de armas de fuego, se ha detectado que los pandilleros piden a terceras personas registrar la pistola y luego ellos la reclaman para la perpetración de hechos delictivos.

En la ciudad de Panamá, por ejemplo, reconoció que se ha dado un descenso en el número de pandillas activas. Esto se debe a que algunas han migrado hacia Chiriquí y Colón.

Además, contó: “Ha habido un desplazamiento de algunos pandilleros hacia Panamá Oeste y Panamá este. Esto se debe a que residentes que antes vivían en áreas rojas de la capital han sido reubicados en estos lugares”. Añadió que se requiere “de mayor vigilancia por parte de las autoridades”.

De acuerdo con estadísticas del Ministerio Público, entre los años 2016 y 2017 se han impuesto siete condenas por delitos relacionados con pandillerismo, en las que fueron sancionadas casi 100 personas implicadas en múltiples delitos.

Entre las condenas más efectivas se encuentra la de 12 años de prisión aplicada a 29 personas en dos casos separados en La Chorrera, y otra a 12 años de prisión a los tres cabecillas de una pandilla en la provincia de Coclé.

Murgas explicó que estas agrupaciones están copiando modalidades delictivas del extranjero, como la clonación de tarjetas, el secuestro y la extorsión, delitos que antes no eran comunes entre los delincuentes locales.

No obstante, detalló que el fuerte de los maleantes nacionales es el microtráfico de drogas en la capital, Colón y Chiriquí. Añadió que esta actividad genera rencillas y disputas territoriales, que producen enfrentamientos y los conocidos ajustes de cuentas.

Edición Impresa