CONSEJO DE SEGURIDAD NACIONAL

Juez rechaza dar más tiempo a investigación sobre Pegasus

Juez rechaza dar más tiempo a investigación sobre Pegasus
Juez rechaza dar más tiempo a investigación sobre Pegasus

El Juzgado Séptimo Penal negó una solicitud de prórroga a la Fiscalía Séptima Anticorrupción, para continuar con las pesquisas relacionadas con la compra y paradero del equipo espía Pegasus, adquirido a la empresa israelí NSO Group por $8 millones en el gobierno pasado. El equipo desapareció en mayo de 2014, poco después de las elecciones presidenciales.

NIEGAN PRÓRROGA EN CASO PEGASUS

El juez séptimo penal, Felipe Fuentes, negó una prórroga a la Fiscalía Séptima Anticorrupción en la investigación relacionada con la supuesta compra y desaparición del equipo de espionaje “Pegasus”, adquirido durante la pasada administración.

Además, el juez decretó la acumulación del proceso relacionado sobre “Pegasus”—que inició de oficio en julio de 2016— con la denuncia que interpuso en agosto de ese año el actual secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), Rolando López, también relacionada con la compra y desaparición del equipo espía que fue adquirido en 2012 por $8 millones a la empresa israelí NSO Group.

Por este proceso son señalados Julio Moltó y Gustavo Pérez, exjefes del CSN. Cuando Moltó ocupó el cargo, de julio de 2010 a marzo de 2012, se hicieron los trámites para la compra de Pegasus, mientras que en el período de Pérez, entre julio y septiembre de 2012, se recibió la máquina. Sobre ninguno de ellos hay medidas cautelares en este proceso.

Las pesquisas de la fiscalía revelaron que Pegasus funcionó en el piso 6 del PH Oceania Business Plaza Torre 3000, inmueble cuyo propietario era la sociedad Oceanía T3000 ligada a Gabriel Btesh.

La máquina dejó de funcionar el 16 de mayo de 2014 —es decir, 12 días después de las elecciones presidenciales—. Pegasus podía penetrar celulares y computadoras, y recogía conversaciones, fotos y el tráfico en internet.

Además de Pegasus, el gobierno de Ricardo Martinelli compró en 2010, a través del extinto Fondo de Inversión Social, una máquina pinchadora a M.L.M. Protection por $13.4 millones; además, desde enero de 2011 y hasta 2012 se hicieron pagos a la italiana Hacking Team, dedicada al espionaje. Todos los equipos están desaparecidos.

Martinelli está detenido en Estados Unidos en espera de ser extraditado, para que responda por la interceptación no autorizada de las comunicaciones desde el CSN, en su mandato.

 

 

Edición Impresa