ULTRADERECHA

Llegó la hora de la ruptura para la diplomacia brasileña

Llegó la hora de la ruptura para la diplomacia brasileña
Llegó la hora de la ruptura para la diplomacia brasileña

La diplomacia brasileña debe dar un giro radical bajo la dirección de Ernesto Araújo, un diplomático de carrera modesta que se ganó la confianza de Jair Bolsonaro por compartir una ideología que prioriza la alineación con Estados Unidos y la oposición severa al multilateralismo.

El futuro canciller de este gran país de 208 millones de habitantes ascendió en junio al rango de embajador, aunque en sus 29 años de carrera nunca dirigió una embajada. A partir del 1 de enero, sin embargo, será el encargado de “regenerar” Itamaraty, la sede de la diplomacia brasileña, donde hasta ahora era el jefe del Departamento de Estados Unidos, Canadá y Asuntos Interamericanos.

“Las ideas que defiende marcan una importante ruptura” para la diplomacia, subrayó Fernanda Magnotta, especialista en relaciones internacionales de la fundación FAAP, en Sao Paulo.

Tras la designación la semana pasada de este diplomático casi desconocido de 51 años, los analistas se abalanzaron sobre su blog Metapolitica17, presentado con un subtítulo que no dejaba lugar a dudas: “contra la mundialización”.

Y encontraron serios motivos de preocupación.

“Los que vencieron en Brasil en las últimas elecciones le están dando la espalda a América Latina”.


Dilma Rousseff
Expresidenta de Brasil.

Descrito como un “brillante intelectual” por Jair Bolsonaro, y apoyado con fuerza por su hijo y diputado Eduardo Bolsonaro para obtener el puesto, Araújo comparte allí unas opiniones radicales que van del patriotismo exacerbado hasta el rechazo virulento del multilateralismo y del “marxismo cultural”, que “influenció el dogma científico del calentamiento global”.

Brasil “renunció a ser un gran país” por su “obediencia al orden global”, lamentó el futuro jefe de la diplomacia en su blog, al que ya no se podía acceder libremente el lunes. “El objetivo último de la mundialización es romper los lazos entre Dios y los hombres”, escribió.

‘Brasil primero’

Como Jair Bolsonaro, Araújo es un ferviente admirador de Donald Trump, de quien piensa que puede “salvar a occidente”. Este nacionalista apasionado adaptó “el América primero” de Trump a “Brasil primero”, y con él a los mandos de la diplomacia Brasilia podría facilitarle a Washington un mayor aislamiento para Cuba y Venezuela.

Araújo estima también que hay que “resistir a la China maoísta (sic) que dominará el mundo”. Jair Bolsonaro ya molestó a Pekín, acusándole hace unas semanas de “comprar Brasil” y con su visita a Taiwán a comienzos de año.

“Vamos a ver un alineamiento muy fuerte [de Brasil] con la administración estadounidense”, valoró Mónica Herz, profesora de relaciones internacionales en la Universidad Católica de Río (PUC).

“De hecho, las relaciones [de Brasil] con numerosas partes del mundo van a sufrir”, añadió Herz.

Edición Impresa