ESTADOS UNIDOS

Luisiana sufre el impacto de Harvey

Luisiana sufre el impacto de Harvey
Casas bajo el agua en Orange, Texas.

Los restos de Harvey vertían lluvias ayer sobre el norte de Luisiana en su paso hacia el interior de Estados Unidos (EU), mientras los cuerpos de rescate buscaban sobrevivientes o más víctimas en Houston y la costa de Texas.

El paso de Harvey dejó al menos 35 muertos hasta ayer y la explosión de una planta química, lo que amenaza con más problemas a futuro para los habitantes de Texas y Luisiana.

Desde el pasado viernes, cuando Harvey tocó tierra como el huracán más poderoso que golpea al estado de Texas en medio siglo, unas 32 mil personas han debido refugiarse en albergues.

Mientras, se reportaron dos explosiones en una planta química que se inundó en Crosby, Texas, a 48 kilómetros al noreste de Houston. La planta de Arkema, S.A. había perdido energía por la tormenta, lo que provocó que los peróxidos orgánicos almacenándose se calentaran. Las autoridades hicieron una evacuación a un radio de 2.4 kilómetros del lugar. “El humo es increíblemente peligroso”, dijo Brock Long, de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias.

Y mientras la tormenta fue degradada a depresión tropical, ayer se encontraba a unos 24 kilómetros al sur de Monroe, Luisiana, con vientos máximos sostenidos de 48 kilómetros por hora.

Las lluvias de la tormenta provocaron los mayores estragos a lo largo de la costa del golfo de México y el Servicio Meteorológico advirtió que podrían caer hasta 254 milímetros de lluvia en algunas zonas de Misisipi, Tennessee y Kentucky.

Las autoridades federales han rescatado a 10 mil personas desde casas inundadas y destacaron que la búsqueda de sobrevivientes continuaría, dijo Long.

El Departamento de Bomberos de Houston comenzó una búsqueda cuadra por cuadra para rescatar sobrevivientes y recuperar cuerpos, dijo el jefe adjunto del cuerpo, Richard Mann.

Cerca de 762 milímetros de lluvia cayeron en el área de Port Arthur, Texas, una ciudad de 55 mil habitantes a 160 kilómetros al este de Houston. “Toda nuestra ciudad está bajo el agua”, dijo el alcalde, Derrick Foreman, en una publicación en la que mostró su casa inundada.

Edición Impresa