ESCUCHAS TELEFóNICAS

Ricardo Martinelli y las acusaciones por grabaciones y amenazas

Ricardo Martinelli y las acusaciones por grabaciones y amenazas
Giacomo Tamburrelli; Ricardo Martinelli está detenido en El Renacer; Juan Carlos Varela, presidente de

En algunas ocasiones, él mismo advertía a la víctima que tenía una grabación en su contra. En otras, era el primero en hacer comentarios sobre declaraciones que luego motivaron escándalos políticos. En fin, era como los ojos de Dios.

Se trata de hechos en los que se acusó a Ricardo Martinelli, antes y después de estar en el poder, de grabar y luego amenazar a algunas personas.

Uno de ellos fue Giacomo Tamburrelli, jefe del extinto Programa de Ayuda Nacional (PAN) entre 2010 y 2012. El 18 de diciembre de 2014, Tamburrelli dio una entrevista desde su casa, donde estaba bajo arresto por la investigación relacionada con supuestas irregularidades en el contrato de la comida deshidratada por $49.5 millones.

“Señor Ricardo Martinelli, tenga la plena seguridad que usted es uno de los primeritos que me ha querido intimidar, ha querido pagar mi silencio y no lo voy a aceptar”, denunció Tamburrelli en una entrevista concedida al entonces presentador de TVN Edwin Cabrera.

Tamburrelli dio detalles de la visita que realizó Martinelli, junto al entonces jefe de la Autoridad de Turismo, Salomón Shamah, a la dulcería de su esposa, con el fin, según denunció, de intimidarla con grabaciones que tenían de él.

Lo dicho por Tamburrelli se comprobó en un video, en el que se observó que Martinelli y Shamah, efectivamente, visitaron el local de la esposa de Tamburrelli el 9 de diciembre de 2014.

El empresario desafió al expresidente y dijo no temerle. La investigación de este hecho no prosperó.

Tamburrelli aseguró que, a pesar de las amenazas, cooperaría “al 101% con las investigaciones que llevaba el Ministerio Público” y daría todos los nombres de los implicados.

Confesó a la fiscalía que Martinelli fue quien lo llamó para decirle que firmara el contrato de la comida deshidratada, porque “eso va porque va”.

Otro episodio fue el 5 de septiembre de 2011, cuando Martinelli, en un recorrido presidencial por la potabilizadora de Chilibre, confesó que había escuchado una grabación de Juan Carlos Varela “hablando mal de su gobierno”.

Martinelli había destituido a Varela cinco días antes como canciller.

En su momento, Varela reclamó una investigación por la grabación, pero no se hizo. “Grabar a una persona es una falta de respeto” y “escuchar la grabación es una falta de respeto mayor”, dijo.

Luego, en plena campaña de las primarias del Partido Revolucionario Democrático (PRD) para la alcaldía de la capital, salió a relucir una grabación en la que el precandidato Roberto Boby Velásquez ordenó “quebrar” (darle una paliza) a su contrincante José Luis Fábrega.

Tras el escándalo, Velásquez declinó a sus aspiraciones políticas, pero el nombre de Martinelli salió a relucir en esta trama.

El expresidente del PRD Francisco Sánchez Cárdenas reveló que, tres días antes de salir a la luz pública la grabación, Martinelli había hecho comentarios del hecho en las redes sociales. “¿cómo lo supo?”, se preguntó Sánchez Cárdenas.

“Sin duda, esta es una grabación hecha por el presidente de la República”, dijo en su momento Mitchell Doens, ex secretario general del PRD.

Edición Impresa