CHILE

Masiva marcha contra el actual sistema de pensiones

Masiva marcha contra el actual sistema de pensiones
Manifestación en Valparaíso.

Miles de personas volvieron a marchar en Chile para exigir el fin del sistema privado de pensiones que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet, en una masiva y pacífica manifestación que este domingo inundó las principales ciudades del país.

En la primera gran manifestación del año, miles de familias se congregaron en el centro de Santiago para marchar por la céntrica avenida Alameda, exigiendo acabar con las llamadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Iguales protestas se desarrollaron en otras ciudades de Chile, como Valparaíso, Concepción y Valdivia.

Instauradas por la dictadura de Pinochet en 1981, las AFP administran los fondos de pensiones de unos 10 millones de trabajadores, entregando pensiones bajísimas a sus afiliados, muy lejos de su promesa original de retribuir el 70% del último salario.

Convocados para iniciar la marcha en la céntrica plaza Italia de Santiago, interminables columnas de personas coparon ambos lados de la Alameda, al ritmo del sonido de contagiosos tambores y portando banderas chilenas y afiches con la consigna “NO+AFP”.

“Vamos a acabar con las AFP les guste o no les guste”, dijo Luis Mesina, coordinador del movimiento No + AFP, que lideró una marcha que se extendió por varias cuadras de la céntrica avenida y terminó sin mayores incidentes.

En agosto del año pasado, unas 350 mil personas se reunieron en Santiago para marchar en contra del sistema de pensiones que la presidenta socialista Michelle Bachelet prometió reformar y que establece la obligatoriedad a todo trabajador dependiente de destinar el 10% de su salario al pago de sus futuras pensiones a las AFP.

Tras emprender complicadas reformas al sistema educativo y laboral, el gobierno de la mandataria socialista anunció en el mes de agosto del año pasado una reformar el sistema de pensiones que aún hoy no ha enviado al Congreso chileno, a la espera de construir un gran acuerdo concertado con todos los actores sociales.

Edición Impresa