COMERCIO

Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida

Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida
Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida

El funcionamiento de la Unidad Alimentaria Merca Panamá provocó ayer reacciones tanto de agrado como de disgusto, entre productores y vendedores.

Mientras algunas personas terminaban de acomodarse en las nuevas instalaciones ubicadas en Chivo Chivo, corregimiento de Ancón, otras protestaban en los predios del viejo Mercado Agrícola Central, en el corregimiento de Curundú, porque no están de acuerdo con la reubicación.

El traslado comenzó el 31 de diciembre de 2018, y las instalaciones del Merca Panamá comenzaron a funcionar oficialmente ayer.

Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida
Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida

Optimismo

Entre los vendedores conformes con las nuevas instalaciones están los comerciantes de piña del distrito de La Chorrera, en la provincia de Panamá Oeste.

Uno de ellos es Ángel Sánchez, quien, con más de 20 años dedicado a esta actividad, expresó que están en mejores condiciones porque tienen un espacio amplio para comercializar sus productos agrícolas.

En la instalación de Curundú, reconoce, era mucho más difícil ingresar, circular y encontrar un punto donde mostrar los alimentos a los compradores.

Sánchez es consciente de que probablemente en los primeros días habrá poco movimiento de personas comprando, pero confía en que la situación mejorará. También apuntó que existen temas por resolver en la nueva instalación, como la falta de sanitarios y conexiones para agua y luz en cada local.

Las protestas

De forma paralela, en el otrora Mercado Agrícola de Curundú, un grupo de comerciantes protestaba inconforme porque, según ellos, “los dejaron sin el único sustento que tenían para mantener a sus familias”.

En este grupo estaba Abelino Gil, de 50 años de edad, residente en el distrito de La Chorrera, quien denunció que a pesar de tener el pago de todos sus impuestos al día y unos 30 años de estar en esta actividad no lo consideraron para darle un espacio en el Merca Panamá.

Gil aseguró que en la misma situación están otras 2 mil personas que a menudo hacían trabajos que les permitían ganar un dinero para llevar a sus casas.

Los agentes de la Policía Nacional mantenían ayer la custodia del perímetro de la vieja instalación, junto a la maquinaria que van a utilizar para “demolerla”.

Mientras hacían su protesta, los pequeños comerciantes señalaron que se quedarían en el lugar hasta recibir una respuesta.

La mayoría de estas personas son comerciantes informales y muchos no tenían un espacio fijo en el mercado.

Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida
Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida

El traslado

La gerente de Logística y Operación de la Unidad Alimentaria Merca Panamá, Inés Bruneau, subrayó que desde el pasado 31 de diciembre comenzó el traslado de los diferentes arrendatarios para que comenzaran a arreglar los productos.

Al referirse a las protestas de los usuarios del otrora mercado de abasto, la funcionaria explicó que por espacio de un año divulgaron el proceso de reubicación.

Además, aclaró que las puertas están “abiertas” para los arrendatarios del viejo mercado, siempre que se pueda comprobar que tenían años trabajando allí.

Agregó que los pequeños comerciantes también pueden comercializar sus productos en el lugar. Primero deben registrarse, porque hay que seguir un orden, dijo.

El transporte

Para las personas que desean ir a comprar a Merca Panamá, la empresa Mi Bus, operadora de los Metro Bus, habilitó desde ayer dos nuevas rutas, las cuales salen desde Condado del Rey, en la Ricardo J. Alfaro, y la Gran Terminal Nacional de Transporte de Albrook.

El cierre del Mercado Agrícola Central -que fue abierto en 1984- se produjo luego de que el Sistema Nacional de Protección Civil y el Cuerpo de Bomberos de Panamá determinaron que el sitio representa un riesgo debido a su mal estado.

Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida
Merca Panamá, entre el rechazo y la acogida

Edición Impresa