CRISIS POLÍTICA

Nicaragua se niega a visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Nicaragua se niega a visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
Nicaragua se niega a visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

Nicaragua rechazó la solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para visitar el país tras las protestas callejeras que dejaron docenas de muertes y heridos el mes pasado.

La portavoz de la CIDH, María Isabel Rivero, dijo el jueves a The Associated Press que el gobierno del presidente Daniel Ortega respondió el 1 de mayo a la solicitud de anuencia enviada cinco días antes pidiendo aguardar el avance de los procesos internos.

AP solicitó un comentario al embajador nicaragüense en la OEA, Luis Alvarado, sin obtenerlo de inmediato.

Protestas de estudiantes contra una reforma de la ley del seguro social provocaron una dura represión del gobierno sandinista de Ortega, que dejó, al menos, 63 muertos, 15 desaparecidos y más de 160 heridos, según datos de organismos de derechos humanos que no han sido ni confirmados ni rechazados por las autoridades.

Ortega retiró la reforma y aceptó abrir un diálogo con diferentes sectores de la sociedad que tendrá a la Iglesia como testigo y garante.

Por su parte, los obispos miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) acordaron ayer jueves que el diálogo con el Gobierno debe incluir la “revisión del sistema político” en el país para mejorar la democracia, según una declaración leída por el cardenal Leopoldo Brenes.

“Creemos [los obispos] que el objetivo de este diálogo nacional debe ser revisar el sistema político de Nicaragua desde su raíces para lograr la auténtica democracia”, mencionó el cardenal Brenes en conferencia de prensa.

El sistema político de Nicaragua ha sido cuestionado por el control del Gobierno sobre el tribunal electoral y por el uso de los tribunales de justicia para bloquear la participación de opositores en los comicios. El comunicado de la jerarquía católica señala que las muertes sufridas durante las manifestaciones universitarias deben ser esclarecidas a fondo.

Edición Impresa