PROTESTAS

Nicaragua suspende festejo religioso en solidaridad con víctimas de represión

Nicaragua suspende festejo religioso en solidaridad con víctimas de represión
Según organizaciones de derechos humanos las manifestaciones han dejado 317 muertos y al menos 2 mil h

La colorida procesión de san Jerónimo, patrono de la combativa ciudad nicaragüense de Masaya, no saldrá este año a bailar por las calles al son de música filarmónica, debido al “dolor” por las víctimas de la represión, anunció la Iglesia.

+info

Daniel Ortega se impone con feroz represión y enfrentado a la comunidad internacionalNicaragua sufre impacto económico de ola de protestas antigubernamentales

“Es innegable que nuestra ciudad está pasando momentos de dolor y debemos de ser cercanos con los que sufren”, anunció en un comunicado el párroco de la iglesia San Jerónimo, José Espinoza, y organizadores del festejo.

Este año, la festividad religiosa, que arranca el 15 de agosto y dura tres meses, se realizará “en un ambiente de oración, recogimiento y sobriedad, debido a la situación actual”, indicaron.

Masaya, 35 km al sur de la capital, fue la ciudad más golpeada por la represión que las fuerzas antimotines y paramilitares emprendieron contra los manifestantes.

Las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, que se iniciaron el 18 de abril, dejan 317 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque el Gobierno solo reconoce 197.

Masaya, con más de 100 mil habitantes, fue el último bastión en manos de opositores hasta que el pasado 17 de julio las fuerzas del Gobierno tomaron la ciudad en una violenta incursión en la que capturaron a decenas de manifestantes, mientras cientos huyeron.

Es la primera vez desde la victoria de la revolución sandinista en 1979 que se suspende la procesión a san Jerónimo, considerado el “doctor que cura sin medicinas”.

Este año “no necesitamos mayordomo de la fiesta, no tendremos [el juego del] palo lucio, no tendremos procesiones con la imagen de san Jerónimo y no vamos a requerir de músicos filarmónicos”, dijo la parroquia.

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, dijo que, debido a la crisis, las festividades se realizarán “con mucha austeridad y en un ambiente de oración” por la paz. “El país ha logrado cierta normalidad, pero pienso que no puede ser plena mientras hay personas que están desaparecidas, en las cárceles” o despedidas de su trabajo por represalias, dijo Brenes.

No obstante, el Gobierno afirmó que sí festejará al santo con actividades culturales.

La Iglesia católica condenó la violencia ejercida contra los manifestantes, refugió a los heridos en las protestas y ha tratado de mediar en un diálogo entre el Gobierno y la oposición para resolver la crisis originada por las protestas.

Edición Impresa