Obligación de retener Itbms se postergará hasta febrero

Obligación de retener Itbms se postergará hasta febrero
La DGI intenta reducir la evasión fiscal con los nuevos mecanismos de retención.

Luego de la petición expresa de las empresas, la Dirección General de Ingresos comunicó al presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura que recomendará posponer, de enero a febrero, la entrada en vigor de la obligación de retener la mitad del impuesto de transferencia de bienes muebles y servicios (Itbms) en sus compras.

La Dirección General de Ingresos (DGI) recomendará el aplazamiento de la entrada en vigor de la exigencia a las grandes empresas del país de retener el 50% del impuesto de transferencia de bienes muebles y servicios (Itbms).

Luego de una petición expresa por parte de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura, Publio Cortés, director general de Ingresos, contestó a los empresarios en una carta que recomendaría mover la entrada en vigencia de la norma del 1 de enero de 2016 al 1 de febrero de 2016, lo que implica que para la presentación de la primera declaración, las empresas tendrán plazo hasta el 15 de marzo.

Además, “en casos excepcionales y atendiendo razones de fuerza mayor o de complejidad y dificultad exclusivamente tecnológicas... se pueden conceder plazos adicionales que no excedan los dos meses para que el agente de retención inicie la aplicación del mecanismo”. De esta forma, las empresas que lo justifiquen y que reciban la autorización de la DGI, no estarán obligadas a cumplir esta normativa hasta abril de 2016.

La medida, que fue aprobada por decreto en octubre de este año, obligará a las empresas que hacen compras por más de $10 millones al año a retener la mitad del Itbms que pagan a sus proveedores.

Siguiendo ese criterio, la DGI designó a 166 grandes empresas del país como agentes de retención. Las empresas, por su parte, han destacado la dificultad para llevar a la práctica esta medida, dado el volumen de transacciones que manejan mensualmente.

Originalmente, la norma iba a entrar en vigor el 1 de noviembre, fecha que después de las peticiones de los empresarios se movió al 1 de enero de 2016 y que nuevamente se aplazará otro mes.

Las autoridades aspiran con esta medida a reducir la evasión en el pago del Itbms, que se calcula en al menos un 40%. La DGI reconoce que la ampliación de mecanismos de recaudación conlleva costos administrativos y logísticos para los contribuyentes designados como agentes de retención, por lo que considera justificado conceder un crédito fiscal a las empresas.

Edición Impresa