CASO LAVA JATO

Odebrecht pagó sobornos durante 20 años a las FARC

Odebrecht pagó sobornos durante 20 años a las FARC
La constructora brasileña Odebrecht empezó a pagar dinero a la guerrilla colombiana desde que secuestraron a dos de sus funcionarios en la década de 1990.

El gigante brasileño de la construcción Odebrecht, que se halla en el centro del megaescándalo de corrupción por pago de sobornos a la estatal brasileña Petrobras, entregó dinero a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) durante 20 años para garantizar la seguridad de sus obras en Colombia, reveló ayer el semanario Veja.

+info

Caen bonos de OdebrechtCampaña política brasileña habría recibido fondos ilegalesOdebrecht habría financiado campaña

Según la publicación brasileña, dos ejecutivos de la empresa reconocieron al fiscal general de la República que esos pagos, conocidos como “vacunas” o “impuesto guerrillero”, de entre 50 mil y 100 mil dólares por mes, se realizaban a cambio de “permisos” para la realización de obras en las zonas controladas por la guerrilla.

La medida fue tomada en los años 1990, luego de que las FARC secuestraran a dos ejecutivos de Odebrecht.

La empresa apeló a un grupo estadounidense especializado en zonas de conflicto, que negoció la liberación de los rehenes y sugirió luego una solución definitiva para evitar nuevos problemas de ese tipo, explica Veja.

“Los pagos eran hechos en efectivo directamente en los sitios de las obras amenazadas por el grupo terrorista (solo en casos de grandes volúmenes, como el pago del rescate, el Sector de Operaciones Estructuradas, conocido como departamento de pagos, era usado)”, citó el diario El Colombiano de lo extraído del reportaje de la revista Veja.

Denominado “impuesto guerrillero” por las FARC, esos pagos eran calificados de “costo operativo” o “tributo territorial” en los balances de la empresa.

Ese acuerdo permitió a Odebrecht realizar, entre otros trabajos, la Ruta del Sol, una autopista de más de 500 kilómetros, que une el centro de Colombia con la costa del Caribe.

Odebrecht es una de las principales empresas objeto de las investigaciones de la Operación Lava Jato (lavado de autos, en portugués), que ha revelado un sistema de corrupción montado por los grupos brasileños de ingeniería civil para obtener, a cambio de sobornos, contratos de la petrolera brasileña.

Colombia es uno de los países en que se sintió el efecto del caso Odebrecht, desde que el 21 de diciembre de 2016 se firmó un acuerdo entre la constructora brasileña y las justicias estadounidense y suiza en el que altos directivos de la empresa reconocieron el pago de sobornos a líderes latinoamericanos.

Uno de los detenidos por el escándalo Odebrecht en Colombia es el exviceministro de Transporte Gabriel García Morales, quien aceptó ante la justicia haber recibido sobornos de $6.5 millones de dólares para la adjudicación de obras. Además, las campañas de Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuloaga fueron acusadas de recibir financiamiento de parte de Odebrecht en la contienda electoral de 2014.

(Con información de AFP, Revista Semana y El Colombiano).

Cambistas brasileños son detenidos en Uruguay

Dos   cambistas   brasileños fueron detenidos en Uruguay y declaraban ante la justicia por supuesto lavado de activos ligados al escándalo político financiero conocido como Lava Jato, por sobornos y fraudes en Brasil, informaron ayer medios locales.

Vinícius Claret (alias  Juca Bala) y Cláudio Fernando Barbosa fueron arrestados en Uruguay, a partir de un pedido de captura internacional y debían prestar declaración ante el departamento judicial de Crimen Organizado. La justicia local deberá evaluar una eventual extradición a Brasil.

Barbosa fue arrestado el pasado viernes a su arribo al Aeropuerto Internacional de Carrasco, en las afueras de Montevideo, cuando llegaba en un vuelo proveniente de Chile, mientras que su socio resultó detenido en la ciudad de Maldonado.

Ambos están radicados en Uruguay y sindicados como cómplices del exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral, por ayudarle a lavar activos de un esquema financiero ilegal montado por  el dirigente político brasileño.

La jueza especializada del Crimen Organizado Beatriz Larrieu señaló al portal del diario local El Observador que, luego de ser interrogados, permanecerán detenidos, y que se abrirá un período para que Brasil defina el trámite de solicitud de extradición que llevaría hasta 45 días.

Según los medios brasileños, los dos detenidos fueron involucrados en testimonios ante la justicia de su país que investigaba a quienes lavaban el dinero en el esquema montado por Cabral.

Ese sistema irregular era objeto de investigación en la operación Lava Jato, montada en 2014 para descubrir el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, que puso a la luz millonarios sobornos. Acabó involucrando a grandes empresarios de la construcción, principalmente de la firma Odebrecht, de la petrolera estatal Petrobras y altos dirigentes políticos de todo el ámbito partidario del vecino país y decenas acabaron en la cárcel.

La rama uruguaya apunta a descubrir la ruta del lavado y los bienes comprados con dinero derivado del esquema desarrollado por Cabral (2007-2014), detenido en noviembre dentro de una ramificación del

Lava Jato por recibir sobornos millonarios, parte de los cuales habrían sido dirigidos a la plaza financiera local.

El fiscal del área internacional del caso Petrobras, Vladimir Aras, dijo en febrero que se esperaban nuevas revelaciones y repercusiones en el ámbito internacional de las investigaciones realizadas en Brasil.

Edición Impresa