ESTRATEGIA

Opositor venezolano reconoce apuesta fallida en elecciones presidenciales

Opositor venezolano reconoce apuesta fallida en elecciones presidenciales
Opositor venezolano reconoce apuesta fallida en elecciones presidenciales

El economista venezolano Francisco Rodríguez está dispuesto a recibir críticas esta vez.

“Me equivoqué”, admite, acerca de una de las predicciones más descabelladas de su carrera.

Uno de los economistas más leídos de la corredora de bolsa boutique Torino Capital sorprendió tanto a inversionistas como a observadores de Venezuela en febrero, cuando pronosticó que el presidente Nicolás Maduro podría perder las elecciones del 20 de mayo.

Para muchos, la apuesta parecía ridícula. El régimen socialista ya fue acusado de innumerables maniobras en elecciones anteriores, y la principal coalición opositora prometió boicotear las elecciones.

Pero Rodríguez confió tanto en su apuesta –de que la hiperinflación haría que los venezolanos fueran en masa a las urnas– que abandonó Wall Street para unirse como asesor a la campaña de Henri Falcón para derrocar –con remotas posibilidades– a Maduro.

La campaña no funcionó tan bien y Falcón perdió por 40 puntos porcentuales. Ahora, después de perder la oportunidad de convertirse en ministro de Finanzas en una administración que hubiera tenido como objetivo hacer que el país siguiera un nuevo rumbo, Rodríguez volvió a ser economista jefe de Torino, en Nueva York. Ahora debe convencer a los clientes de que una apuesta fallida no debería afectar su reputación anterior, como a menudo una de las voces más perspicaces en la comunidad de inversionistas y analistas venezolanos. “Realmente creía que Henri Falcón tenía buenas posibilidades de ganar”, dijo Rodríguez en una entrevista.

“¿En qué me equivoqué? Sobreestimé nuestra capacidad para convencer a los votantes de no participar en el boicot”.

Una sorprendente cantidad de votantes se quedó en casa, desanimados por el agobiante colapso de su país y la idea de que Maduro nunca se dejaría vencer sin manipular las elecciones.

Edición Impresa