PRESUNTOS VíNCULOS CON EL EXTREMISMO ISLAMISTA

Países árabes acusan a oenegés de terroristas

Arabia Saudí y sus aliados árabes anunciaron ayer la inscripción en una lista negra de organizaciones caritativas y personas vinculadas a Yemen, Catar y Libia, calificándolas de “terroristas” por sus presuntos vínculos con el extremismo islamista. “Esperamos que las autoridades de Catar den el siguiente paso: juzgar a esos grupos e individuos terroristas”, señala el comunicado.

Tres organizaciones con sede en Yemen y seis de Libia son acusadas de mantener vínculos con la organización yihadista Al Qaeda y su rama en Siria, dice el texto, que también señala a tres cataríes, tres yemenitas, dos libios y un kuwaití de estar implicados en “campañas de recogida de fondos para apoyar a Jabhat al Nusra y otras milicias terroristas en Siria”.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto rompieron en junio pasado sus relaciones diplomáticas con Catar, al que acusan de financiar el extremismo islamista. Cerraron además sus espacios aéreos al país y exigieron a todos los cataríes que vivían en sus tierras volver a su país de origen.

Edición Impresa