EL VATICANO

Papa nombra a cinco cardenales

Papa nombra a cinco cardenales
Papa Francisco

El papa Francisco dio la bienvenida a cinco nuevos cardenales ayer, a los que instó a actuar como siervos, en un mundo en el que las guerras y el terrorismo matan gente inocente, la esclavitud persiste y los campamentos de refugiados muchas veces son unos verdaderos infiernos.

Reflejando la atención del papa Francisco en los pobres, tres de los cardenales anunciados el mes pasado son de países en desarrollo: el obispo Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, de Laos; el arzobispo de Bamako, Jean Zerbo, de Mali; y monseñor Gregorio Rosa Chávez, quien continuó trabajando como párroco mientras también fungía como obispo auxiliar de San Salvador.

Los otros dos son el arzobispo Juan José Omella, de Barcelona, España, quien al principio de su carrera como clérigo fue misionero en Zaire; y el obispo de Estocolmo, Anders Arborelius.

El prelado sueco recibió el año pasado al papa en su país, donde los luteranos forman el grupo cristiano más grande.

A los cardenales muchas veces se les llama “príncipes de la Iglesia” debido tanto a sus funciones prestigiosas –asesoran al papa y eligen a su sucesor– como a sus lujosas residencias. Pero Francisco les dijo a los cardenales en la homilía que Jesús “no los llamó para convertirse en ‘príncipes’ en la Iglesia” sino que los escogió para “servir” a Dios y la gente.

Algunos medios europeos conjeturaron que Zerbo, el primer cardenal de Mali, no se presentaría a la ceremonia o que tal vez fuera ordenado cardenal luego de que informes recientes dijeran que él era uno de tres prelados malienses que tienen cuentas multimillonarias en Suiza. Si el papa estuvo enojado por los reportes, no se notó cuando colocó el capelo rojo sobre la cabeza de Zerbo.

El pontífice también habló sobre “campamentos de refugiados que a veces parecen más infiernos que purgatorios” y condenó lo que calificó de “desecho sistemático de todo lo que ya no se necesita, incluyendo las personas”.

Edición Impresa