EDUCACIÓN PÚBLICA

Persiste la deserción escolar

Persiste la deserción escolar
La deserción escolar se reporta mucho más en los estudiantes de premedia y media del sistema educativo público.

La deserción escolar continúa siendo un problema en el sistema educativo panameño. No obstante, algunos centros escolares desarrollan estrategias para mantener a los estudiantes en las aulas.

Una de estas es la escuela Arnulfo Arias Madrid, en el distrito de San Miguelito, donde acuden diariamente unos 664 estudiantes.

Su directora, Irasema Rodríguez, detalló que una de las primeras acciones que llevan a cabo los educadores es abrir un expediente de la situación socioeconómica de los educandos.

De hecho, informó que a raíz de esas evaluaciones pudieron conocer que el 20% de sus estudiantes proviene de las comarcas indígenas y el 40% de las provincias centrales y Darién, y el resto, de San Miguelito.

También determinaron que 25% tiene necesidades educativas especiales, es decir, dificultades de aprendizaje. Incluso, se encontraron con 80 estudiantes en riesgo social, lo que representa 12% de su población estudiantil.

Rodríguez explicó que los docentes se convierten en trabajadores sociales, porque salen a la comunidad para conocer las condiciones en las que viven sus alumnos. Además, detalló que algunas veces los chicos quedan al cuidado de terceras personas, porque el padre y la madre dejaron el hogar.

“Nosotros no podemos abandonar a nadie, porque el colegio es el lugar donde tienen un refugio”, agregó.

Lamentó que, pese a los esfuerzos, solo 40 de cada 100 estudiantes terminan el sexto grado y se inscriben en el séptimo año para tratar de alcanzar un nivel más elevado de aprendizaje en el sector educativo.

RETO NACIONAL

Los problemas que afronta la escuela Arnulfo Arias Madrid en este tema también ocurren en buena parte de los más de 3 mil centros escolares del país.

Precisamente, informes estadísticos preliminares del Ministerio de Educación (Meduca) indican que 11 mil 550 estudiantes de premedia y media académica abandonaron las aulas antes de terminar el periodo lectivo en 2015. En 2014, esa cifra fue de 14 mil 405 jóvenes.

Los últimos reportes de esa entidad señalan que en premedia y media hay más de 300 mil alumnos.

El director nacional de Educación, Mario Rodríguez, reconoció que la deserción escolar persiste y es un asunto que deben atender como institución.

Rodríguez explicó que la principal causa por la cual un estudiante abandona la escuela es por problemas socioeconómicos, es decir, porque no cuenta con los recursos para seguir estudiando y debe salir a trabajar.

A la vez informó que otro aspecto son los embarazos en adolescentes.

Por otro lado, aseguró que con la beca universal muchos estudiantes han regresado a las aulas, aunque admitió que todavía no se realiza un estudio sobre el impacto que tiene este beneficio económico para mantener a los alumnos dentro de los centros.

ESCUELAS ABURRIDAS

Mientras, Nivia Rossana Castrellón, vicepresidenta de Unidos por la Educación, manifestó que existen muchas estrategias que se pueden aplicar para conservar a los jóvenes dentro del sistema educativo.

Castrellón señaló que las escuelas deben dejar de ser estructuras “aburridas” y pasar a ser un lugar “emocionante”, donde el estudiante se sienta en un espacio para lograr sueños y metas.

También dijo que el enfoque que se utiliza debe ser solidario, en el que colaboren padres de familia, estudiantes, administrativos y educadores.

En tanto, el exministro de Educación Juan Bosco Bernal expresó que el abandono escolar se debe, además, a deficiencias en factores como el abordaje didáctico y pedagógico que aplica el personal docente, que no hace más “atractivos” el aprendizaje en los colegios.

Bernal resaltó que trabajar con experiencias educativas de la vida diaria puede ser un mecanismo que interese al estudiante, para que logre “aprendizajes significativos”.

Por último, puntualizó que otros aspectos que influyen en la deserción escolar son los asociados con la pobreza y la malnutrición.

Edición Impresa