SOBORNOS DE ODEBRECHT

Perú busca a toda costa evitar la huida de Toledo

El ministro del Interior de Perú, Carlos Basombrío, dijo ayer que era difícil entender la negativa de Estados Unidos a detener de inmediato al expresidente Alejandro Toledo, ya que las informaciones recabadas hasta ahora en un caso de corrupción son “abrumadoras”.

Las autoridades estadounidenses pidieron a Perú más información para sustentar el pedido de detención de Toledo y solicitaron al país andino que tramite de nuevo su solicitud, dijo Basombrío en comunicación telefónica con Reuters.

El Gobierno peruano afirmó el viernes que Toledo estaría en San Francisco y que podría fugarse a Israel, país con el que Perú no tiene tratado de extradición y donde su esposa Eliane Karp-Toledo tiene ciudadanía.

Dicho anuncio contrarió a la fiscalía peruana, que hubiera preferido coordinar de manera discreta con autoridades en Estados Unidos e Israel la forma de detener a Toledo por sorpresa, indicó una fuente con conocimiento del caso a Reuters.

Basombrío dijo que con ese anuncio el Gobierno pretendía llamar la atención de Toledo para evitar que huya de Estados Unidos, que tiene un tratado de extradición con Perú.

Toledo no abordó el sábado un vuelo desde California a Israel para el cual había comprado boleto, aseguró el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, que además dejó en claro que no permitiría entrar al expresidente mientras no resuelva sus asuntos en Perú.

El Gobierno de Perú dijo que era probable que Toledo aún se encuentre en Estados Unidos.

“Nos cuesta entender qué indicios adicionales son necesarios(...) lo que se ha destapado hasta ahora es abrumador”, dijo Basombrío, que agregó, sin embargo, que las autoridades estadounidenses han señalado su “mayor disposición” a ayudar a encontrar a Toledo.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos se negó a hacer comentarios.

Edición Impresa