DICTADURA

Pese a la represión, seguirá la lucha en las calles de Nicaragua

Pese a la represión, seguirá la lucha en las calles de Nicaragua
Pese a la represión, seguirá la lucha en las calles de Nicaragua

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió el fin de semana que el proyecto de sanciones que el Congreso de Estados Unidos discute contra su gobierno es “injerencista” y dañino para la economía del país centroamericano.

Estados Unidos sigue “con una política injerencista, irrespetuosa de las leyes internacionales”, criticó Ortega, en alusión a la iniciativa conocida como Nica-Act (Nicaragua Investment Conditionality Act), que propone condicionar los préstamos internacionales a Nicaragua.

Mientras, el gobierno continúa acusando a los opositores de “golpistas” y rehúsa reiniciar un diálogo con los sectores que participan en las protestas.

Pero, pese a que el asedio y la represión no cesan, la Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil asegura que seguirá desarrollando formas de protesta cívicas, como las marchas, para presionar la salida del dictador Daniel Ortega y lograr elecciones anticipadas, según reportó ayer el diario nicaragüense La Prensa.

Dar marcha atrás no es una opción y “un comunicado no va a terminar con las marchas”, declaró Guillermo Cortés Domínguez, miembro de la articulación, refiriéndose a la nota de prensa en la que el viernes la Policía orteguista finalmente declaró “ilegales” las marchas ciudadanas y se declaró en guerra contra quienes las convocan.

Los organismos y las personas que han convocado “estas concentraciones y movilizaciones públicas ilegales y nada pacíficas” son “responsables y responderán ante la justicia, de las amenazas, acciones delictivas y agresiones que se presenten en el desarrollo de estas actividades”, reza el comunicado de la entidad policial.

Edición Impresa