CASO KHASHOGGI

Piden detener a dos allegados del príncipe heredero saudita

Turquía pidió la detención de dos allegados de Mohamed bin Salmán por el caso del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, acentuando la presión contra el príncipe heredero saudita, acusado la víspera por influyentes senadores estadounidenses.

La justicia turca emitió dos órdenes de arresto contra Ahmed Al Asiri y Saud Al Qahtani, sospechosos de “formar parte de los planificadores” del asesinato, según el requerimiento transmitido por el fiscal general de Estambul.

El general Al Asiri, exjefe adjunto de la inteligencia saudita, y Al Qahtani, exconsejero de “medios” en la corte real, son dos miembros de la guardia personal del príncipe heredero.

Fueron destituidos el 20 de octubre, en medio del escándalo que sacudía a Riad por el asesinato de Jamal Khashoggi, que empañó la imagen de la petromonarquía, y especialmente la de Mohamed bin Salmán, conocido como MBS.

Khashoggi, periodista saudita crítico con los gobernantes del reino y colaborador de The Washington Post, fue asesinado el 2 de octubre en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul.

MBS niega estar implicado en los hechos, pero autoridades turcas bajo anonimato lo acusan de haber planeado la operación.

Aunque el presidente estadounidense, Donald Trump, apoya a MBS, varios senadores republicanos -que fueron informados a puerta cerrada de las conclusiones de la Agencia Central de Inteligencia (CIA)- afirmaron no tener “ninguna duda” de que el príncipe heredero “ordenó” el asesinato.

MBS está “loco y es peligroso, y ha puesto esta relación [con Estados Unidos] en peligro”, pues no es “fiable”, dijo Lindsey Graham, un peso pesado del Senado y aliado de Trump.

El secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, indicó que todavía busca pruebas para señalar al responsable de este crimen. “Si digo algo, preciso pruebas”, declaró.

Edición Impresa