MEDIOS

Policía británica amenaza la libertad de prensa

Una advertencia de la policía británica contra los medios de comunicación que publiquen documentos confidenciales suscitó indignación entre periodistas y políticos que denuncian un ataque a la libertad de prensa.

El jefe adjunto de Scotland Yard, Neil Basu, exigió a quien estuviera en posesión de documentos gubernamentales filtrados, citando a “dueños, redactores en jefe o editores de medios tradicionales o sociales”, que no los publique o los devuelva a las autoridades.

“La publicación de comunicaciones que fueron filtradas, teniendo en cuenta los daños que causaron o son susceptibles de causar, puede constituir un delito penal”, declaró Basu en un comunicado.

Basu anunció la apertura de una investigación criminal sobre las filtraciones a la prensa de cables diplomáticos críticos con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, un caso que provocó la dimisión del embajador británico en Washington, Kim Darroch.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL