CHINA

Rechazan críticas por muerte de Liu

Rechazan críticas por muerte de Liu
El Gobierno chino protestó ante Estados Unidos, Alemania y Francia por sus pronunciamientos sobre el caso.

Pekín reaccionó airadamente ayer ante las críticas de otras naciones por la muerte –el pasado jueves– del disidente Liu Xiaobo, detenido hasta el final de sus días a pesar de encontrarse enfermo, aunque no descartó una eventual liberación de la viuda del Premio Nobel de la Paz, la poetisa Liu Xia.

El Gobierno chino protestó de manera oficial ante Estados Unidos, Alemania, Francia y Naciones Unidas, indicó el portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores, Geng Shuang.

Detenido durante más de ocho años por “subversión”, el opositor político falleció a los 61 años, a causa de un cáncer de hígado. Había sido puesto en libertad condicional en el hospital de Shenyang, en el noreste del país, pero Pekín rechazó liberar al disidente para que fuera tratado en el extranjero, como solicitaron vehementemente los países occidentales.

El portavoz de la diplomacia china, Geng Shuang, aseguró que las críticas son injerencia en los asuntos internos del país y, además, manifestó que la condena de Liu Xiaobo no tuvo “nada que ver con la libertad de expresión”.

Destacó que la concesión del Nobel en 2010 a Liu constituyó una “blasfemia” por haber premiado a un “preso condenado conforme a las leyes de China”.

Los galenos chinos precisaron que el opositor murió acompañado por su esposa, Liu Xia, en arresto domiciliario desde 2010.

Estados Unidos y la Unión Europea han pedido a Pekín que ponga en libertad a Liu Xia y que la deje salir del país si así lo desea.

Edición Impresa